¡Con el cabello y en verano, cantidades las justas!

Si durante el año cuidamos de nuestro pelo, en verano debemos redoblar las
atenciones para lucir un cabello fuerte, saludable y bonito. Esto no quiere decir
que utilizando más productos y en mayor cantidad se obtenga un mejor resultado, no hay que quedarse corto pero tampoco pasarse. La dosificación, la frecuencia de uso y el modo de aplicación son clave para los resultados.

Salud y BELLEZA

15 junio 2017

Comparte

El pelo es, posiblemente, la parte del cuerpo más castigada durante el verano. El calor, la humedad, el salitre o el cloro de la piscina afectan al cabello tanto que, al final de la época estival el resultado puede ser una melena reseca y sin brillo. Si quieres empezar el curso luciendo melena, no olvides mantener algunos ‘deberes’ con tu cabello estas vacaciones.

LAVADO

 Champú

Función: elimina el exceso de sebo y la suciedad, ayuda a desenredar y repara el cabello.

Frecuencia: depende de la tendencia grasa del cabello, pero los expertos recomiendan cada dos días.

Cantidad: lo recomendable es aplicar producto en una cantidad aproximada del tamaño de una avellana para cabello corto o media melena, o de una nuez si es pelo largo.

• Acondicionador

Función: actúa en la capa exterior, facilitando el peinado. Alisa y repara la superficie.

Frecuencia: se recomienda su uso cada dos lavados para un cabello medio, en las melenas largas se puede utilizar en cada lavado para facilitar el desenredado.

Cantidad: se recomienda utilizar una medida aproximada de un gajo de naranja para cabello largo y el tamaño de una cereza, para cabello corto.

• Mascarilla

Función: reparación profunda. Actúa en el interior y exterior.

Frecuencia: usar una vez cada 10 días aproximadamente.

Cantidad: la cantidad varía en función de la longitud del cabello, desde una almendra para los cabellos más cortos, hasta una mandarina para las melenas más abundantes. Es recomendable repartir la mascarilla de medios a puntas con un peine con dientes gruesos para distribuirla bien por el pelo mojado.

• Serum

Función: forma una película que recubre la superficie del cabello y lo protege de agentes y agresiones externas. Tiene una composición con principios activos mucho más concentrada que los acondicionadores.

Frecuencia: depende del tipo de cabello. Está especialmente indicado para cuidar las puntas en cabellos finos, castigados o secos.

Cantidad: con dos gotas es suficiente. Se recomienda aplicar con los dedos de medios a puntas siguiendo las instrucciones de aclarado del envase.


FIJACIÓN

• Laca

Función: fija el peinado y aporta volumen.

Cantidad: es preferible rociar poca cantidad y aplicarse más pasado un tiempo, si el efecto no es el deseado para evitar el apelmazamiento. Recuerda mantener el envase de la laca en vertical mientras te la aplicas, hacerlo a unos 10 centímetros del pelo e ir moviéndola alrededor de tu peinado, haciendo movimientos circulares.

• Espuma

Función: hace que el pelo sea más manejable, proporciona una fijación añadida, protege el cabello contra el calor y da volumen.

Cantidad: el cabello largo requiere la cantidad del tamaño de una mandarina. Para el pelo corto, será suficiente con una nuez.

• Cera o gel

Función: transforman completamente nuestro peinado, que pasa a verse brillante y sin encrespamiento.

Cantidad: el poder de fijación (suave-fuerte- extrafuerte) y no la cantidad, es lo que determina cómo quedará el pelo después de la aplicación. Empieza con poco producto, del tamaño de un guisante, y si necesitas más, ve aumentado la dosis.