¿Cosméticos? Mejor sin parabenos

Saber qué ingredientes tiene un producto cosmético, identificarlos, conocer cómo funcionan en nuestro organismo y cómo pueden afectar al medio ambiente siempre es interesante para poder elegir mejor. Una de las últimas incorporaciones al etiquetado de productos cosméticos es 'sin parabenos' pero ¿sabemos qué son?

Es Eco, es Lógico

27 septiembre 2016

Comparte

Cualquier producto cosmético necesita una sustancia que garantice su conservación una vez abierto. Sin estos conservantes todos los cosméticos caducarían muy pronto y, la mayoría, deberían guardarse en refrigeración.

Los aditivos químicos conocidos como parabenos, forman parte de los conservantes que pueden utilizarse en los cosméticos y productos de cuidado personal. Generalmente, están presentes en el maquillaje, las cremas hidratantes, los productos de afeitado y las líneas de cuidado del cabello.

Las principales preocupaciones con respecto al uso de parabenos en cosméticos son sus posibles efectos en el medio ambiente como residuos tóxicos y el potencial de algunos de ellos para ‘copiar’ la acción de las hormonas femeninas, los estrógenos. Esta actividad se desarrolla en una proporción mucho más débil que la de las hormonas naturales.

RESTRICCIONES

Desde septiembre de 2014, la Comisión Europea reforzó la protección de los consumidores respecto a este tipo de conservantes y, en particular, sobre bebés y niños. Las restricciones se realizan en base al resultado de una evaluación del Comité Científico de Seguridad de los Consumidores (CCSC).

En concreto, se prohibieron el isopropilparabeno, el isobutilparabeno, el fenilparabeno, el bencilparabeno, el pentilparabeno, el butilparabeno y el propilparabeno. El uso del resto de parabenos está permitido sin sobrepasar las concentraciones máximas permitidas por la legislación.   

Desde Consum apostamos por la supresión de este tipo de conservantes en las formulaciones de marca propia: Kyrey, Kyrey Sun, Kyrey for men, Kyrey Pharma y Consum Kids.

SABÍAS QUE..?

Desde septiembre de 2014, la Comisión Europea reforzó la protección de los consumidores respecto a este tipo de conservantes y, en particular, sobre bebés y niños.

COSMÉTICA QUE CUIDA EL MEDIO AMBIENTE

En los últimos años se ha incrementado la demanda de productos naturales, también en la cosmética. En esta línea de búsqueda de productos menos agresivos con el medio ambiente y también con las necesidades específicas de los usuarios, cada vez más fabricantes evitan incorporar ingredientes químicos como parabenos, vaselina, aceites sintéticos, siliconas, filtros solares químicos o tensoactivos. Además, apuestan sólo por fragancias con ingredientes naturales.

Dentro de esta tendencia se pueden distinguir tres grupos:

• Cosmética bio: al menos un 95% de sus ingredientes son naturales y se obtienen a partir de la agricultura ecológica.

• Cosmética eco: los ingredientes también son entorno al 95% de origen natural, pero basta con que el 5% se hayan obtenido gracias a la agricultura ecológica para atribuirle este ‘sello’.

• Cosmética natural: productos obtenidos a partir de ingredientes mayoritariamente de origen natural, con independencia del sistema agrícola con el que se hayan cultivado.