Cuida tu pelo en verano

El pelo es, posiblemente, la parte del cuerpo más castigada durante el verano. El calor, la humedad, el salitre o el cloro de la piscina afectan al cabello hasta que al final de la época estival, el resultado es una melena reseca y sin brillo. Si durante el año cuidamos de nuestro pelo, en verano debemos redoblar las atenciones para lucir un cabello fuerte, saludable y bonito.

Salud y BELLEZA

24 mayo 2017

Comparte


El cabello está compuesto por hasta un 15% de agua. Con las altas temperaturas, el agua se evapora, por eso es muy importante que en los días más calurosos del verano, compensemos esa pérdida hidratándolo. La protección y prescindir de algunas de las cosas que habitualmente hacemos durante el resto del año nos ayudarán a que cuando acabe el verano, nuestro pelo siga luciendo como antes de las vacaciones.

Hidratar

La hidratación es la clave. En verano nuestro pelo necesita un extra de agua, para ello es recomendable adaptar los productos que utilizamos para cuidar el cabello durante el resto del año a esta época. Lo importante es que contengan keratina o pantenol, ya que son ingredientes muy hidratantes. Podemos sustituir el acondicionador por una mascarilla diaria que hidrate en profundidad y aporte más suavidad. Además, una vez a la semana es bueno aplicarse otra mascarilla un poco más intensa. Podemos elaborar en casa nuestra propia mascarilla natural a base de aguacate y plátano, o de aceite de coco.

Proteger

Protege el pelo igual que haces con la piel. La protección contra los rayos UVA/UVB y el resto de agentes externos es igual de importante que la hidratación. Cubre el pelo siempre que puedas con sombreros, gorras, pañuelos o turbantes. Si estos accesorios no son lo tuyo, aplícate algún protector solar para el cabello. Existen esprays con filtro solar en forma de aceite para proteger el color. Debemos aplicarlos siempre antes de cualquier exposición solar. Al salir del mar o la piscina, utiliza siempre el agua de las duchas para eliminar los restos de sal y cloro.

Aprovecha también esta época para prescindir del secador y dejar que el pelo se seque al aire de forma natural.

Evitar

Si podemos evitarlo, es mejor no teñirse el pelo en verano ni justo antes de las vacaciones, ya que la exposición al sol, al mar y a la piscina alterarán rápidamente el color. Una visita a la peluquería para sanear las puntas antes de que el calor empiece a hacer estragos hará que cuando acabe la estación, el pelo esté menos perjudicado. En verano hay que evitar también los geles, lacas y espumas, ya que durante la exposición solar pueden provocar reacciones químicas que acaben provocando irritaciones. Si los utilizas habitualmente, recuerda aclarar bien el cabello después de cada lavado.

 Aprovecha también esta época para prescindir del secador y dejar que el pelo se seque al aire de forma natural. Tampoco hay que excederse con el uso de la plancha. Si te resulta imprescindible utilizarlos, baja la temperatura y la potencia todo lo que puedas.

Reparar

Y si no hemos podido evitar que nuevos cabello se dañe en verano, hay que poner los medios necesarios para repararlo. Aplicar aceites o sérums en las puntas sobre el cabello seco o mojado proporcionará un plus de hidratación y brillo, pero si el cabello ha sido muy maltratado, lo más aconsejable es volver a la peluquería cuando acabe el verano para sanear la zona más maltratada e, incluso, reforzarlo con algún tratamiento nutritivo específico para una recuperación completa.