Aunque la idea de dieta mediterránea esté asociada a las recetas tradicionales (ensaladas, guisos, frutas y verduras de temporada...), estas costumbres trascienden fronteras y se instalan también en recetas de todas las partes del mundo.

Tema del mes

3 octubre 2016

Comparte

Tanto es así, que países tan alejados como los asiáticos toman prestados muchos de nuestros ingredientes para combinarlos, de maneras diversas, en la elaboración de sus platos más queridos. Eso sí, añadiendo su toque especial, a base de especias y otros condimentos.

Según datos extraídos del informe del Área de análisis de tendencias de Consum, la presencia e interés por este tipo de productos está aumentando. Solo en el último semestre, la comida étnica ha doblado su presencia en el súper y, además, se prevé un incremento de ventas del 75% al cierre del próximo ejercicio.

Así lo corrobora también el informe Balance y Perspectivas Gran Consumo 2016, elaborado por Kantar Worldpanel, que concluye que en el último año ha aumentado nuestro interés por la comida internacional y se han intensificado cada vez más los modos de preparación saludables, como la plancha o el hervido. De hecho, el consumo de sushi envasado ha crecido un 21% en el último año, el guacamole un 49% y los noodles un 51%.

DIFERENTES Y SANOS

El placer, la practicidad y la salud siguen siendo los principales motivos por los que elegimos los productos que consumimos. Sin embargo en los últimos años se aprecian algunos cambios en la forma de cocinarlos. Así, los modos de preparación de los alimentos que más están creciendo en los hogares españoles son los hervidos, la plancha y los productos sin cocinar tipo ensalada, en detrimento de los fritos y los guisados.

Si tenemos en cuenta que el 16,6% de la población española sufre obesidad, frente al 3,9% de Asia, algo estarán haciendo bien. Comer algas, bambú, pescado crudo o sopa de miso ya no está sólo al alcance de los paladares más exquisitos. Hoy en día, la gastronomía asiática puede encontrarse muy cerca de nosotros, aportando color, variedad y sabor a numerosos platos que, además, también son muy saludables.



LO ASIÁTICO ESTÁ DE MODA

Las ventajas nutricionales que presentan sus recetas, en las que las verduras juegan un papel muy importante y, además, las pocas grasas que emplean en la mayoría de sus platos, han convertido a la asiática en una de las gastronomías más reclamadas en todo el mundo y más recomendada por los nutricionistas. De hecho, la longevidad de la población asiática y la menor incidencia de enfermedades cardiovasculares que presentan dan muestra de los beneficios del consumo de este tipo de productos.

La comida asiática abarca China, Japón, India o Tailandia, entre otros países orientales. A pesar de que cada uno de ellos tiene sus peculiaridades, todos comparten ingredientes comunes como el gran consumo de arroz y legumbres, pescados, verduras y el poco uso de carnes y dulces. Además, emplean muchas especias que permiten destacar mucho los sabores.

La forma de cocinar también es común en la mayoría de regiones con gastronomía asiática. Éstas suelen ser el salteado, el guisado y hervir al vapor.

   

ESPECIALIDADES

• Japón: se caracteriza por el sushi y el sashimi (ambos elaborados con pescado crudo).

China: el té verde, la soja y los mariscos, son sus imprescindibles. 

• India: abundan las especias. Curry o tandoori son de las más usadas. 

• Tailandia: apuestan mucho por las frutas, como el coco o la lima, y también por especias, como el cilantro.

Hoy En día, la gastronomía asiática puede encontrarse muy cerca de nosotros.

CONDIMENTOS

Desde los sabores más fuertes y picantes, hasta los más suaves y ligeros, cada plato asiático suele ir acompañado por su salsa. Las más empleadas dentro del recetario oriental son:

Salsa de soja.

Teriyaki: es una combinación de soja y salsa agridulce.

Salsa agridulce: se compone de tomate, azúcar y vinagre.

Salsa de cacahuetes: combina el fruto seco con coco.

Salsa de sésamo: compuesta de diferentes tipos de aceites, vinagre y soja.

Además de las salsas, existen otro tipo de acompañamientos culinarios que complementan al plato principal: brotes de bambú (parecidos a los espárragos), col china (similares a las acelgas), vainas de tamarindo o de soja, o las setas shiitakes (que se usan desecadas). Además, no podemos olvidarnos del jengibre, que se utiliza para limpiar el paladar entre bocado y bocado, y el wasabi, que tiene un toque bastante picante al principio y refrescante al final.


EL ANISAKIS Y LA COMIDA JAPONESA

Para evitar la aparición de anisakis y una posible infección, se recomienda eviscerar el pescado lo antes posible y congelarlo durante 48 horas a una temperatura de, al menos, -18 ºC. Si no se congela, es preferible consumirlo una vez cocinado.