¿Cuántos tipos de pasta conoces?

Tipos de pasta hay muchos y cada uno de ellos está indicado para preparar un plato concreto o para ser acompañado de una clase de salsa. Por su forma, textura, tamaño o ingredientes, podemos encontrar infinidad de posibilidades.

A examen

21 julio 2017

Comparte


Aunque hasta hace unos años el uso de la pasta en nuestro país se reducía básicamente a macarrones, espaguetis y canelones, existen cientos de variedades de este alimento, que cada vez está más presente en nuestras casas. Muchas de estas variedades nos son familiares y las hemos comido aunque no recordemos su nombre, como los fussilli o los farfalle, pero otras son completas desconocidas.

Para que la próxima vez que vayamos a un restaurante italiano sepamos distinguir los rigatoni de los linguine y nuestros platos en casa también se salgan de la rutina, a continuación veremos las pastas más utilizadas a la hora de elaborar este tipo de recetas.

Pasta seca y pasta fresca

La pasta seca es la más habitual en nuestras despensas, la que podemos guardar durante meses sin que se estropee. Mientras, la pasta fresca debe conservarse en la nevera y consumirse en un plazo corto de tiempo. Los ingredientes son los mismos, agua y harina, a los que se puede añadir sémola de trigo duro o huevo. Algunos platos ganan mucho cuando se utiliza pasta fresca, mientras que para otros es mejor usar pasta seca.

Una pasta para cada salsa

•  Lisa: sin estrías, rizos ni agujeros, es la más adecuada para salsas ligeras.

•  Rayada: recomendada para salsas más densas, ya que las estrías permiten que la salsa se adhiera mejor.

•  Agujereada o tubular: aconsejable para salsas que incorporan trozos grandes de algún otro ingrediente, como verdura.

La pasta fresca debe conservarse en la nevera y consumirse en un plazo corto de tiempo


¿El tamaño importa?

Otro de los criterios para distinguirlas es su tamaño (cortas o largas) y si están o no rellenas. Algunos expertos afirman que hay más de 350 tipos de pasta diferentes, estas son algunas de las principales:



Pastas cortas

Macarrones 
Con forma de tubo estrecho, ligeramente curvo o recto.



Rigatoni 
Pasta tubular con estrías paralelas, levemente curva, de 3,5cm de largo. Muy buenos con salsas de carne.


Tortiglioni
 Pasta tubular con estrías levemente enroscadas.


Penne (plumas)
con forma de tubo corto, rayado en su cara exterior.


Gnocchi (ñoquis)
Pasta de puré de patatas y harina, con forma ovalada

Fusilli
Forma de hélice o pajarita. Ideales para ensaladas veraniegas.


Farfalle
Con forma de mariposa y bordes dentados.

Ruote
Con forma de ruedas. A los niños les encantan y podemos acompañarlos con verduras, legumbres o queso gratinado.


Tiburones
Con forma tubular y semicircular. Perfectos para sopas.


Maravilla
 Pasta en forma de pequeños granos de arroz, empleada mayormente en consomés.


Cabello de ángel o fideos
Se trata de la versión corta de los espaguetis. Suelen ser del mismo groso o, incluso, hasta más finos.



Pastas largas
Espaguetis
Redondos alargados. Es la pasta con las que estamos más familiarizados


Tagliatelle (tallarines)
Similares a los espaguetis pero con sección rectangular o plana.


Pappardelle
Banda plana de hasta 2,5 cm de ancho.


Fettuccine
Pasta alargada y plana, de 6 mm de ancho. Son la versión romana de los tagliatelle.


Canelones
Pequeñas placas rectangulares que pueden ir rellenas de carne o verdura mezclado con bechamel.


Lasaña
Placas rectangulares o cuadradas con bordes dentados. Similar a los canelones pero preparado en capas.

Pastas rellenas

Ravioli
Con forma de paquetito cuadrado. Principalmente están rellenos de carne, espinacas o queso.



Tortellini
Con forma de rollito anudado. También suelen estar rellenos de carne, queso parmesano u otros ingredientes. 



Panzerotti
Tipo de pasta rellana en forma de media luna.



Cappelletti
Pasta rellena en forma de pequeño sombrero.



Agnolotti
Raviolis con borde redondeado.