Trucos para comer verduras

Consumir verduras y hortalizas es fundamental para llevar una dieta sana y equilibrada.  Pero a veces las verduras se nos resisten. La falta de tiempo, la rutina al cocinarlas y el hecho de que los pequeños de la casa no sean receptivos ante los vegetales, hace que comamos menos verduras de las que deberíamos.

Hoy comemos

25 abril 2017

Comparte


Las verduras, las hortalizas y las frutas deberían estar presentes en nuestra dieta diaria. Los nutrientes que aportan estos alimentos ricos en vitaminas, minerales y fibra, son esenciales para mantener una buena alimentación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir cinco piezas de frutas y verduras al día, aunque algunos estudios elevan la cifra hasta siete. A pesar de lo que aconsejan los expertos, son pocas las personas que lo cumplen. Para lograr el objetivo, o al menos acercarnos a la cantidad que recomiendan los nutricionistas, podemos poner en práctica algunos trucos que, casi sin darnos cuenta, harán que nuestro consumo de verduras se incremente.

Añadiendo verduras a los platos que más nos gustan y que consumimos habitualmente conseguiremos aumentar la ingesta de estos alimentos. Podemos echarle zanahoria a la lasaña, poner tomate fresco, cebolla o calabacín a la pizza o enriquecer el arroz con ajos tiernos o alcachofas. Otra manera sencilla y fácil de comer más verdura es hacerlas en tortilla. Una tortilla de habas, espinacas o berenjena nutre igual que si las comiésemos a la plancha o al horno, además el huevo también contribuye a aumentar el consumo de proteínas. Picar las verduras en trozos pequeños para maquillarlas y elaborar un revuelto con algún otro ingrediente de sabor más potente como el salmón o las gambas puede ser otra buena opción.

Otra manera sencilla y fácil de comer más verdura es hacerlas en tortilla

Si tomamos habitualmente zumos de frutas, podemos añadirles también alguna verdura. Un poco de apio o unas hojas de espinacas suelen combinar a la perfección con cualquier zumo. En el caso de las espinacas, el sabor apenas cambia y en poco tiempo se pueden ir añadiendo más hojas hasta acabar comiendo un plato entero de estas verduras de hoja verde. 

A veces no es el sabor de las verduras lo que no acaba de gustarnos, sino la textura de las mismas. Podemos probar otras formas de cocción, como hacerlas a la barbacoa, además de quedar más enteras, el humo y las brasas les aportan matices diferentes que pueden ser más acordes con las preferencias de nuestro paladar. Si decidimos cocinarlas al vapor, mejor no pasarse con el tiempo y dejarlas al dente.



Otra forma de tomar verduras es utilizarlas como ingrediente principal para elaborar alguna salsa que acompañará a otro plato. Una salsa de zanahorias o de pimientos es sana y puede maridar bien con una carne. También en cremas y patés es más fácil comer verduras. Para picar podemos preparar guacamole o crema de berenjenas y acompañarlo con zanahorias, calabacines y pepinos cortados en bastones. Si nos gusta experimentar en la cocina, podemos hornear nuestro propio pan y mezclar la harina con alguna verdura como la calabaza o la cebolla. 


LOS NIÑOS Y LAS VERDURAS

La verdura es probablemente el alimento que más les cuesta comer a los niños. Ni su sabor ni su textura suele gustar demasiado, pero son esenciales para su crecimiento. Por eso debemos insistir e idear formas originales para que los pequeños de la casa reciban todas las vitaminas, los minerales y la fibra que contienen. Utilizando nuestra imaginación podemos elaborar platos más divertidos.

• Decora sus platos. Puedes utilizar el brócoli a modo de árbol o componer una cara con diferentes verduras. Se distraerán mientras las comen.

•  Elabora en casa las hamburguesas y añádelas pequeños trozos de pimiento, zanahoria, puerros o espárragos.

 Espolvorea queso o tomate por encima de las verduras. Intenta que el queso sea bajo en grasa y que el tomate sea lo más saludable posible.

•  Ten paciencia. Los nuevos sabores siempre cuestan de introducir, pero debemos insistir, sin obligar, y poco a poco se acostumbrarán.