Beneficios de tener una mascota

Nos hacen compañía, nos ayudan a reducir el estrés… Las mascotas son mucho más que un animal de compañía, son parte de nuestra familia. Te contamos los beneficios de tenerlas en casa.

Mascotas

31 marzo 2021

Comparte


Mucho se ha hablado de los beneficios de las mascotas, pero ahora ya podemos decir que está científicamente demostrado. De hecho, diversos estudios avalan que, durante el confinamiento, las personas que han convivido con animales han sido más felices que las que no lo han hecho.

Porque los beneficios que los animales nos aportan son ya innumerables, tanto para la salud física como para la emocional y mental. Por ello, los animales merecen también un gran respeto y cuidado durante toda su vida. Pero también, a la hora de decidir tener un animal en casa, debemos tener en cuenta las posibles desventajas que ello nos puede acarrear.


Ventajas y desventajas de tener una mascota

Convivir con un animal es siempre motivo de alegría para quien lo elige conscientemente; es decir, sabiendo que un animal también conlleva ciertas responsabilidades que hay que cumplir. Y como todo en la vida, es mejor saber de antemano a qué nos enfrentamos para decidir.

Algunas de las ventajas de convivir con un animal son:

  • Nos permiten siempre sentirnos acompañados y queridos. Por ejemplo, los animales son grandes compañeros para las personas mayores.
  • Mejora la salud física, sobre todo en el caso de los perros, ya que hemos de sacarlos a pasear diariamente.
  • Mejora la socialización, ya que se suele hacer amistad con otras personas que tengan una mascota como la nuestra.
  • Reducen el estrés, nos hacen sentirnos mejores personas y nos ayudan a vivir el presente, confiando más en la vida y disfrutando de cada momento.
  • Aumentan el sentido de la responsabilidad, lo que viene muy bien en las familias en las que hay niños.            
  • Aseguran la risa. Cada día, las mascotas son protagonistas de trastadas, juegos, estrategias para conseguir nuestra atención… que, inevitablemente, nos harán vivir ratos divertidos.


  

   


Algunas desventajas podrán ser:

  • Gasto económico. Un animal supone un gasto en su alimentación, higiene, salud y bienestar, que se verá incrementado cuando se vaya haciendo mayor o si tiene alguna enfermedad.
  • La responsabilidad del cuidado diario. Todos los días hay que alimentarles, darles sus cuidados, como paseos o juegos, dependiendo de la mascota, y estar pendiente de su estado.
  • Limita la libertad de movimiento y tiempo. Si convivimos con un animal, hay que limitar algunas actividades, como pasar mucho tiempo fuera de casa o viajar.
  • Estar dispuesto a que, durante la vida del animal, pase lo que pase, siempre estará con nosotros y tendremos que adaptar nuestra vida a sus necesidades, que irán cambiando conforme el animal vaya envejeciendo.
  • Posibles destrozos en casa. Algunas mascotas, como los perros cuando son cachorros, pueden romper muebles o algunas de nuestras cosas o, por ejemplo, los gatos pueden arañar el sofá.
  • Mayor limpieza de la casa. Cualquier animal de pelo, como perros o gatos van a dejar pelo en nuestra casa y vamos a tener que limpiar más a menudo.
  • El momento de la despedida. La vida media de un animal es mucho más corta que la del ser humano y tendremos que pasar por el difícil momento de su fallecimiento y acompañarle con el mismo amor con el que le hemos cuidado en vida.