¿Cómo acabar con las manchas resistentes ?

El vino, el chocolate, el café o el maquillaje son algunos de los principales enemigos de nuestras prendas favoritas. Su rastro en nuestra ropa puede resultar difícil de borrar si no tomamos las medidas de limpieza oportunas.

Saber comprar

1 junio 2019

Comparte

Cómo acabar con las manchas resistentes


Además de los productos específicos para eliminar estas manchas: blanqueantes, activadores del lavado, desengrasantes o la clásica lejía, hay que tener en cuenta algunos remedios caseros que se pueden aplicar en el momento de producirse ‘el lamparón’, como prelavado de la prenda o combinados con el tratamiento específico.

Tips para atacar

- Lava al momento. En cuanto una mancha hace su aparición, lo mejor es no dejar que transcurra el tiempo.

Tejido y tipo de mancha. Ten en cuenta la resistencia de la tela (seda, algodón, lona…), la densidad del líquido y si se ha secado o no antes de actuar.

No frotes la prenda manchada con pañuelos de papel o toallitas húmedas, en muchos casos lo único que vas a conseguir es que se extienda aún más.

Olvida el agua caliente. Si la utilizas, lo único que conseguirás es ‘cocer’ la mancha y que quede un surco para siempre.

- Limpia desde el exterior hacia el centro de la mancha. Siempre en círculos. Evitarás extender la señal.

'Casí' imposibles 


Base maquillaje - Cómo acabar con las manchas resistentes

Una de las manchas más habituales y una de las más complicadas de eliminar es el maquillaje. En el caso de la base líquida, es recomendable frotar con un cepillo de dientes con un poco de detergente en polvo. Si se trata de base de maquillaje en polvo, se aconseja actuar con jabón líquido.


labial - Cómo acabar con las manchas resistentes

Para limpiar las manchas producidas por un labial, humedece primero con un papel de cocina y después aplica unas gotas de jabón líquido. Deja actuar entre 10 y 15 minutos y termina frotando.


rimel - Cómo acabar con las manchas resistentes

Un caso peculiar es la máscara de pestañas. Para eliminar estas manchas es recomendable esperar a que se seque para retirarla después sumergiéndola en jabón líquido.


Chocolate Cómo acabar con las manchas resistentes

Para eliminar las manchas de chocolate, se utiliza una mezcla de agua, amoniaco y alcohol. Se humedece un paño y se frota con suavidad. Después, a la lavadora y ¡listo!

Si está totalmente seca, es aconsejable rascarla primero suavemente con un cuchillo o similar para eliminar el exceso y actuar después sobre la señal que quede.  


Camisa - Cómo acabar con las manchas resistentes

Es posible eliminar el cerco de sudor con zumo de limón. Para que funcione correctamente, exprímelo directamente sobre la mancha y deja actuar entre 30 o 40 minutos. Después, podrás lavarlo como lo haces normalmente.


Cafe - Cómo acabar con las manchas resistentes

La yema de huevo es un quitamanchas natural muy efectivo ‘contra’ el café en tu ropa. En este caso, el agua tibia funciona a la perfección.


Vino - Cómo acabar con las manchas resistentes

El vinagre como limpiador. Ideal para combatir las manchas de vino o salsa. Sumerge la prenda en agua fría con un chorrito de vinagre.


Hierba  Cómo acabar con las manchas resistentes

Para eliminar una mancha de hierba en tu ropa, mezcla bicarbonato con agua y aplica la pasta resultante sobre la mancha. Deja actuar unos minutos y frota.


chicle - Cómo acabar con las manchas resistentes

Elimina los restos de chicle en la ropa: endurécelo pasando por encima un cubito de hielo, después podrás quitarlo sin problema. Si aun así se resiste, prueba a poner un papel de horno encima y pasar la plancha por encima, quedará adherido al papel.


macha de sangre - Cómo acabar con las manchas resistentes

Las manchas recientes de sangre se limpian frotando con agua y jabón, pero si la sangre se ha secado, resulta más complicado eliminarla. Un truco es aplicar agua oxigenada y dejar secar para que se desprenda de la tela más fácilmente.  


mancha tinta - Cómo acabar con las manchas resistentes

Si tu camisa favorita se ha manchado de tinta, sumérgela en leche tibia y déjala a remojo durante la noche. Al día siguiente, podrás ‘acabar’ con ella.