Sandía y melón, frutas veraniegas por excelencia

La sandía y el melón son dos de los frutos más refrescantes y saludables para combatir el calor. Compuestos principalmente de agua, su dulzor y facilidad de consumo hacen del melón y la sandía las frutas estrella del verano.

Los frescos

6 julio 2017

Comparte

España es el cuarto productor mundial de melón, por detrás de China, Turquía y EE. UU. Las principales zonas productoras en nuestro país son Andalucía (sobre todo, Almería), Castilla-La Mancha, Murcia, Extremadura y Comunidad Valenciana. En cuanto a la sandía, el principal país productor es China, seguido de Turquía, Irán y Brasil. España ocupa el décimo tercer lugar y las principales zonas productoras son Almería, en invernadero, y Valencia, al aire libre.

Su temporada es de junio a septiembre, aunque, en el caso del melón, podemos encontrarlo todo el año. Los españoles consumimos casi 9 kilos de melón por persona y año, mientras que de sandía, tomamos casi 8 Kg.


VARIEDADES:

Sandía sin pepitas 

• Sandía Negra: de corteza verde oscuro con rayas más oscuras y pulpa color rojo oscuro, textura crujiente y alto nivel de azúcar. Variedades: Fashion, Fenway y Style.

 Sandía Blanca: su pulpa es rojo intenso y su corteza es verde claro o blanco con rayas ‘atigradas’ verdes, suelen ser muy dulces y de textura fina. Variedades: Boston, Motril y Moon Gem F1.

• Sandía Mini: de corteza verde clara con rayas atigradas verdes y de forma ovalada en vez de redonda. Variedades: Premium y Kudam.


Sandía con pepitas

• Sugar Baby: de corteza color verde oscuro y pulpa rosada. Contiene mucha agua.

• Crimson Sweet: variedad muy dulce, con corteza bastante oscura y pulpa color rojo intenso.

• Resistent: parecida a la anterior, es una variedad resistente y bastante dulce.


Melón

• Cantalupo o ‘melón francés’: de forma redonda, muy apreciado por su sabor y aroma. Su corteza es verde claro, con una marca de red muy característica, pulpa anaranjada y textura bastante dura.

• Galia: redondo, de piel fina y pulpa blanda, de color entre verdoso (exterior) y amarillento (interior). De sabor dulce y muy aromático.

• Honey dew: de forma alargada y corteza lisa de color verde claro y pulpa jugosa ligeramente amarillenta. Es de maduración tardía.

• Ogen o ‘melón de Canarias’: de los primeros de la temporada, pequeño y redondito, corteza fina amarilla y pulpa verde clara, de sabor dulce y jugoso.

• Piel de sapo: conocida como la variedad ‘piñonet’, es ovalado, con una corteza de color verde oscuro rugosa, pulpa blanca y muy dulce.

• Tendral o ‘melón de invierno’ se produce entre noviembre y enero. De forma ovalada, corteza gruesa y rugosa y pulpa blanca con alto contenido de azúcar.

La sandía y el melón contienen entre un 90-95% de agua, por lo que resultan muy hidratantes, sin apenas contener calorías.

Propiedades nutricionales

La sandía y el melón contienen entre un 90-95% de agua, por lo que resultan muy hidratantes, sin apenas contener calorías. Además, su cantidad moderada de fibra hace que sean unas frutas muy diuréticas, recomendadas para personas con estreñimiento, que tengan hipertensión, ácido fólico, problemas de riñón o que siguen dietas de adelgazamiento. Apenas aportan hidratos de carbono ni grasas.

En cuanto a las vitaminas, el melón tiene un alto contenido en betacaroteno, precursor de la vitamina A, con un gran poder antioxidante, que contribuye al buen estado de la piel, cabello y la vista. Mientras, la sandía contiene carotenos, como el licopeno, responsable del color rojo de su pulpa y de gran poder antioxidante también. Además, es baja en potasio.

El melón también nos aporta vitamina C, necesaria para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico; vitamina B, que contribuye a cuidar nuestro aparato digestivo; y ácido fólico, muy recomendable en mujeres embarazadas.


Consejos de compra y conservación 


Maduración

Para saber si un melón está maduro, debemos comprobar que sus extremos están un poco blandos y, al cogerlo, nos dé la sensación de que no está hueco.
Debemos elegir los que estén prietos y no tengan marcas.

Conservación 

Para saber si una sandía está madura, debemos comprobar que contiene una mancha de color amarillo cremoso en su corteza. Al darle golpecitos con los dedos o la palma, debe sonar a “hueco”. Si compramos media sandía, su carne sea firme y con bastante agua.

Maduración

Para conservarlo, mejor dejarlo en un lugar fresco y seco.

Conservación

La sandía entera se puede conservar durante dos o tres semanas a temperatura ambiente, siempre que esté en un lugar fresco y seco.