¿Embarazada? Cuida a tu bebé desde el minuto uno

Durante los próximos nueve meses vas a experimentar cambios hormonales, físicos y psicológicos, encaminados a que tu bebé se desarrolle dentro de ti. Para velar por su bienestar, incluso antes de nacer, y evitar que estos cambios te dejen huella, te damos los siguientes consejos.

Cuidado infantil

17 mayo 2017

Comparte

ALIMENTACIÓN

Destierra la idea de comer por dos. Debes nutrirte bien, llevando una dieta adecuada y equilibrada, rica en frutas, verduras y fibra y haciendo cinco comidas al día. Durante los tres primeros meses, se aconseja añadir ácido fólico a la dieta para evitar malformaciones fetales o espina bífida. Está presente en fruta, verdura, cereales integrales y algunas carnes.

También puedes añadir yodo y hierro a tu dieta. El yodo se encuentra en algunos pescados y en la sal yodada, y ayuda al desarrollo de la tiroides y del sistema cerebral. Y el hierro, presente en carne roja, algunos pescados, verduras y legumbres, que contribuye a mejorar el sistema inmune y al desarrollo cerebral del bebé.

Intenta controlar los antojos para que la báscula no se dispare. El aumento de peso en el embarazo no debe superar los 11 o 12 kilos.

ATENCIÓN A LA TOXOPLASMOSIS

Para evitar la toxoplasmosis, además de tener cuidado con los gatos, se recomienda cocinar bien la carne y no comer carne cruda o poco hecha, ni fiambres (jamón, chorizo, salchichón, etc.) ni huevos crudos, lavar bien las frutas y verduras crudas y no consumir leche cruda, siempre debe estar pasteurizada.

Intenta controlar los antojos para que la báscula no se dispare.

HIDRATACIÓN

Tan importante como una buena alimentación es la hidratación durante el embarazo, ya que ayudará a la buena formación del bebé. Además de ayudarte a evitar otros problemas, como los dolores de cabeza durante el primer trimestre. Aunque lo aconsejable es beber dos litros de agua al día, también se puede alternar con otros líquidos, tipo zumos, infusiones o lácteos. Pero controla el azúcar.



CUIDADO CON LAS MANCHAS FACIALES

Durante las primeras doce semanas de embarazo, la piel del rostro está más sensible, por lo que debes cuidarla con productos específicos. Además, hay que tener especial cuidado con la hiperpigmentación (oscurecimiento repentino de la piel) y el melasma (mancha de origen hormonal frecuente entre las embarazadas), más evidente en las pieles oscuras que en las claras. Para evitarlo, usa protector solar factor +50, incluso en invierno.
A partir del tercer mes aumenta la secreción sebácea de la piel y pueden aparecer granitos e impurezas. Para combatirlos, conviene utilizar productos equilibrantes.

DI ADIÓS AL TABACO Y AL ALCOHOL 

Al fumar, se expone al bebé a sustancias perjudiciales como el alquitrán, monóxido de carbono y nicotina. Concretamente, la nicotina reduce el oxígeno y nutrientes al bebé. El alcohol, por su parte, puede perjudicar el desarrollo normal del feto, causándole problemas congénitos.

REDUCE EL CONSUMO DEL CAFÉ

Durante el primer y el tercer trimestre de gestación, casi todas las embarazadas se sienten cansadas y, en ocasiones, se les añade la somnolencia. Pero no debes intentar contrarrestar esta situación tomando más café, bebidas isotónicas, ni té, ya que son estimulantes que bloquean la absorción de hierro, produciendo anemia.


DORMIR BIEN ES SUFICIENTE

Si para cualquier persona dormir las horas adecuadas es fundamental, con más razón si estás embarazada. A medida que avance la gestación, puede que sea más complicado. Una buena aliada puede ser una almohada de lactancia, más alargada y estrecha, que después podrás usar también con el bebé. Se recomienda dormir sobre el lado izquierdo porque facilita un mayor flujo sanguíneo hacia el bebé al no comprimir los grandes vasos sanguíneos. Además, ayuda a prevenir que se hinchen las piernas.

HACER ALGO DE EJERCICIO, FUNDAMENTAL 

A no ser que sea un embarazo de riesgo, hacer ejercicio durante todo el embarazo te ayudará a ti y al bebé. Se recomienda caminar, hacer yoga, natación, pilates, golf, danza del vientre… Aunque si tienes dudas, consulta siempre con tu médico.

LAS TEMIDAS ESTRÍAS

Debes cuidar la piel del cuerpo para hacerla más elástica y que sea capaz de afrontar ‘la tirantez’ por el crecimiento del niño, que podría provocar la aparición de estrías. Se recomienda utilizar cremas específicas, al menos, una vez al día en el pecho, el abdomen, las caderas y los glúteos. Otra ‘marca de guerra’ es la línea alba, una mancha vertical que va del ombligo al pubis y que se puede oscurecer, por lo que es importante evitar que le dé el sol