¡Un verano organizado y sin agobios!

Ni alarmas, ni despertadores, ni timbres… ¡las vacaciones de verano han llegado y también la revolución! Los peques han acabado las clases y tienen por delante tres meses para descansar, jugar y disfrutar del aire libre en familia y con amigos.

Cuidado infantil

8 junio 2017

Comparte

Como los mayores, los peques necesitan sentir que realmente están de vacaciones, desconectar y romper con las rutinas que les han acompañado a lo largo del curso. Por eso, se recomienda es darles una semana de ‘libertad’, sin horarios ni deberes.

Pero lo más probable es que junto a las notas, los niños traigan una lista de tareas para entregar en septiembre, y muchos padres, por motivos laborales, no pueden ayudarles durante la semana. Lo mejor para no volverse loco, es sentarse con ellos y establecer un horario juntos. No hace falta seguir este horario ‘a rajatabla’, pero será bueno para que se organicen, tanto los peques, como quienes están con ellos.  



Tareas domésticas

En verano los padres deben seguir inculcando a los niños la importancia de cuidar y mantener la casa y las cosas personales con un cierto orden. Aunque con mayor flexibilidad, es importante seguir haciéndolos partícipes de las tareas del hogar. Si durante el curso ponían la mesa, recogían la ropa o hacían la cama, en verano deberían seguir haciéndolo.

Es una buena oportunidad para ampliar la lista de tareas que deben realizar en casa y que adquieran más responsabilidad.


Deberes

Hayan pasado el curso con nota o con alguna asignatura pendiente, es recomendable que los niños continúen haciendo algunas tareas escolares durante el verano, para que no olviden lo que han aprendido a lo largo del curso y para que les sirva de distracción y no pierdan el hábito.

Las primeras horas de la mañana son las mejores para que realicen este tipo de tareas, ya que es cuando los niños tienen más concentración.

Lectura

Muchos niños ven la lectura como una obligación y aprovechan el verano para dejar de lado los libros. Es justo en esta época donde más debemos incentivarlos a que se adentren en el mundo de la lectura y se acabe consolidando como una afición. Para lograrlo, es importante hacerlo de forma entretenida, consiguiendo asociar la lectura con una actividad placentera y no como una obligación.

Pueden marcarse como objetivo acabar un libro antes de que termine el verano. Es importante que sean ellos quien escojan lo escojan.  

Alimentación y descanso

En la medida de lo posible, conviene respetar los horarios de las comidas y de sueño. En el caso de las comidas, porque les ayuda a regular su apetito, y con las horas de sueño, ocurre algo similar. Aunque les dejemos acostarse y levantarse más tarde, es bueno que sigan unas rutinas para que descansen lo suficiente. De todos modos, inevitablemente, variarán en función de la actividad que hayan realizado ese día y de lo cansados que estén.


Juegos y ocio

En el pueblo, en la montaña, en la playa… sea cual sea el lugar en el que estemos veraneando, los niños necesitan jugar y divertirse. Gran parte de su tiempo en vacaciones debería destinarse a realizar actividades y jugar. La piscina y la playa siempre serán una buena opción pero, sobre todo, es un momento estupendo para realizar excursiones y escapadas en familia. Además, siempre podemos intentar que esas salidas tengan un punto educativo, consiguiendo que se diviertan y aprendan al mismo tiempo.

Es la oportunidad ideal de disfrutar más en familia y reforzar las inquietudes que tienen sus hijos, prestándoles más atención y formando parte de sus aficiones. Además de aprovechar para realizar juntos algún viaje, visitar museos o practicar algún deporte.

Televisión, videojuegos y smartphones

Guste más o menos, la mayoría de los niños les gusta estar más tiempo del que muchos padres quisieran viendo la televisión y jugando con alguna consola o dispositivo electrónico. De estas actividades, también es importante que se establezca y consensue un tiempo máximo, así como seleccionar previamente los programas que puede ver y los juegos que puede jugar.