El término diversidad se define como variedad, desemejanza o diferencia o, lo que es lo mismo, un concepto etéreo que está en todas partes, a nuestro alrededor. Diverso y diferente, el mundo es así desde que es mundo

Tema del mes

17 julio 2017

Comparte

Empezando por todo aquello que comemos y pasando por la cultura, la raza, el idioma, la ideología, incluso, las estaciones del año o los gustos musicales. La diversidad es algo común en nuestras vidas y debemos ‘aprovecharnos’ de esa riqueza.

Porque la diversidad es mucho más que buscar la diferencia, se trata de buscar factores comunes en esa variedad de valores, buscar el lado positivo del asunto. A todos nos gusta que nos escuchen, que nos tengan en cuenta, que nos hagan reír, ¿por qué no? Y ahí está la verdadera riqueza de lo diferente, que podemos complementarnos unos a otros.


DIVERSIDAD FAMILIAR

Tipos de familias hay muchas, aunque cada uno tiene una forma de pensar sobre lo que supone ser una familia, la tolerancia es la base de todo. Debemos mirar más allá y ver lo que realmente es importante. Que se quieran, que se sientan parte de ella y que son importantes para los demás son aspectos que influyen en la felicidad de una persona.


DIVERSIDAD RACIAL, CULTURAL, IDEOLÓGICA

El color de la piel, incluso la ideología o la cultura, muchas veces ponen barreras entre personas. Valorar la diferencia también es aprender de los demás, diferentes creencias y formas de pensar pueden enriquecernos de una forma excepcional. ¿Te has parado a pensar por qué hay gente que rechaza a otras personas solo por su color de piel? ¿Se han puesto en el lugar de la otra persona? Dar una oportunidad a alguien, sin prejuzgar por ningún motivo, puede aportarnos mucho más de lo que creemos.


EDUCAR EN VALORES

Como seres humanos somos todos iguales, por tanto, el respeto a las diferencias, a las distintas culturas y razas, también forma parte de la educación que damos a nuestros hijos. El niño debe aprender valores como la  amistad, la comprensión, la tolerancia, la paciencia, la solidaridad y el respeto. Esto le ayudará a una mejor convivencia y a sentirse bien en cualquier ambiente en el que se encuentre.
Además, no hay que olvidar que educar es todo aquello que hacemos cuando no estamos educando o, lo que es lo mismo, que los niños aprenden mucho más de lo que ven que hacemos que de lo que les decimos que tienen que hacer. Nuestra forma de relacionarnos con los demás, de pedir las cosas, de compartir, de ayudar, de defender, de reclamar, de tolerar y aceptar, les influirá en su comportamiento más de lo que nos imaginamos.

Lo común nos une y lo diverso nos aporta valor.


CAPACIDADES DIFERENTES

Los niños con discapacidad sufren actos de violencia con una frecuencia casi cuatro veces mayor que los que no tienen, según la Organización Mundial de la Salud. Para cambiar este tipo de agresiones lo primero es cambiar la actitud y la integración social es el primer paso. Esta integración pasa por la escuela, beneficiando a todos los niños, que pueden convertirse en los mejores maestros del futuro para reducir desigualdades y construir una sociedad inclusiva.

LA DIVERSIDAD EN EL ÁMBITO LABORAL

Los beneficios de la diversidad en el trabajo son muchos, aunque hay que saber gestionarla para que realmente enriquezca las relaciones personales y profesionales. ¿Cómo?

• Aceptar otros puntos de vista: un ámbito de tolerancia y respeto hacia los demás y sus ideas reporta una mayor creatividad, autoestima y confianza, lo que beneficia también a la empresa. Por su parte, una cultura empresarial preocupada porque todos sigan el mismo camino, obedeciendo en cierto modo al ‘ordeno y mando’ y puede ser una fuente de conflicto.

 Trabajar por un objetivo común: el sentimiento de pertenencia promovido por un interés común une y genera conexiones fuertes entre compañeros. La buena cohesión de equipos siempre beneficia a la empresa y a las personas que la conforman.

• Comunicación: aunque tendemos a llevarnos mejor con personas afines a nosotros, es importante que la comunicación fluya entre todos los miembros del equipo, incluso, aunque tengan opiniones distintas. La diversidad es la clave del éxito.