Tips para arreglar el jardín este verano

Todavía estás a tiempo de arreglar el jardín para poder disfrutarlo este verano. Te damos unos tips fáciles para que ponerlo a punto no te suponga demasiado.

Es Eco, es Lógico

19 mayo 2021

Comparte


El jardín es un espacio evocador de paz y tranquilidad, y es una suerte poder contar con un pequeño terreno propio para respirar aire fresco. La jardinería, para muchas personas, más que un hobbie es un arte. Los más aficionados a veces perdemos la batalla con la naturaleza y el jardín se convierte en un territorio salvaje.

Solemos pensar que, para conseguir un jardín bonito y cuidado, es necesaria una gran inversión en plantas, complementos y productos, pero con algunos pequeños consejos podemos ayudarte a que tu jardín sea la envidia del mejor jardinero profesional. Ciertamente, el cariño y el mimo en el cuidado de nuestro jardín es el primer paso para conseguir que nuestras plantas crezcan fuertes y sanas. Para ello es necesario observar de cerca sus necesidades, para poder enfrentarnos a posibles plagas, malas hierbas y humedad, y abonos que les aporten nutrientes.


Cómo poner el jardín a punto antes de verano 

Limpieza

En primer lugar, para una puesta a punto de nuestro jardín, hay que limpiar todo el terreno, cortar el césped si lo hay, retirar todas las malas hierbas y adecuar todo el espacio antes de empezar a diseñar nuestro proyecto.


Decoración

Los elementos pueden distribuirse combinados con los espacios decorativos del jardín como palés, sillones o bancos de exterior. Para lograr un equilibrio es importante crear espacios abiertos que visualmente harán que se perciba como más grande.

Dependiendo del terreno veremos nuestras necesidades. Si es muy plano, elegiremos elementos como las piedras o maderas que den relieve a la zona plantada. Si elegimos maceteros, podemos jugar con el espacio creando formas rectas o en escalón.


Selección de plantas autóctonas

La elección de las plantas para nuestro jardín es muy importante. Saber que se adaptarán bien a vivir en el exterior, con el clima local y tipo de terreno o maceta, es el primer paso. El profesional del vivero puede ayudarnos a tomar esta decisión y nos guiará entre las diferentes variedades de plantas. Por ejemplo, el jazminero es una de las plantas trepadoras más populares, que da unas bellas flores de olor maravilloso y es muy resistente. Existen unas 200 variedades de jazmín, y aunque todas necesitan los mismos cuidados, no tienen el mismo tiempo de floración.


Jardín zen

Los jardines zen japoneses se han puesto muy de moda. Existe uno que se llama Karesansui, conocido como «jardín rocoso», que es sencillo de hacer. Se delimita un espacio, normalmente cuadrado, con rocas de mayor tamaño, aunque podría utilizarse también bambú. Se da una primera capa de arena o grava, la cual se rastrilla dándole formas a gusto. Los jardines zen evocan la meditación y la reflexión manejando los elementos del yin y el yang. Este tipo de jardín es sencillo de mantener y se puede adaptar también a terraza o patio.


Terrazas interiores

Existen espacios en las casas que, replanteados como jardín, darían un giro de 360 grados y obtendríamos un rincón de paz y bienestar con pocos recursos. Las plantas colocadas en sentido vertical, como un jardín vertical, dan mucha calidez. Basta con añadir unas bonitas sillas o un tronco cortado a modo de mesita y ¡a disfrutar!


Dibujar el espacio

No necesitamos ser arquitectos ni paisajistas para diseñar nuestro propio jardín de ensueño. Con un sencillo boceto del espacio que tenemos podemos hacernos una idea de cómo dispondremos los elementos y podremos ver cumplidas nuestras expectativas.


Hortalizas y plantas aromáticas

No es necesario ser propietarios de un huerto para plantar nuestras propias hortalizas o especias en casa. Con unas simples cajas de frutas con tierra y abono podemos conseguir un completo huerto en nuestro jardín. Disfrutar de albahaca fresca, hierbabuena, limas... es uno de los placeres que todo cocinero amateur puede experimentar.


Flores fuera y flores dentro

En los viveros pueden asesorarnos sobre las plantas con flor que mejor se adaptarán a nuestro jardín. Poder ver florecer una planta es un momento precioso. En el jardín siempre sucede algo, nunca se mantiene igual, ni un solo día. Además, poder utilizar nuestras propias flores para decorar el interior de la casa da una alegría y un toque personal increíbles. Podemos también aprovecharnos de amigos o familiares para intercambiar esquejes que enriquezcan nuestro jardín.


El riego

Aprovecha siempre las primeras horas de la mañana para regar las plantas, ya que así se evita la evaporación en las horas de más calor y se aprovecha mejor toda la humedad. Si pasas épocas fuera de casa, existe la opción del riego programado.