Cómo proteger a perros y gatos de las altas temperaturas

Los perros y los gatos son mucho más sensibles al calor que las personas, aunque son nuestros amigos caninos los que sufren un mayor riesgo porque no tienen glándulas sudoríparas para eliminar el calor a través del sudor. Solo lo hacen con el jadeo, las almohadillas de las patas y por las zonas que tienen poco pelo, como el vientre.

Mascotas

8 agosto 2016

Comparte



Los gatos, en cambio, sí que sudan, aunque no lo hacen por toda su piel. Ellos alivian el calor a través de las pocas glándulas sudoríparas que tienen, ubicadas en el ángulo de la barbilla, el ano, los labios y entre las almohadillas de sus patas.

TEMPERATURA Y TIEMPO, CÓCTEL MORTAL

La temperatura corporal de los perros oscila entre los 38-39ºC, mientras que los gatos pueden soportar temperaturas por encima de los 50ºC sin que peligre su vida.

Lo peligroso de los golpes de calor o hipertermia es que puede acabar con las reservas de azúcar y sales de perros y gatos, provocándoles un colapso interno que puede acabar con su vida en poco tiempo. Para hacernos una idea, la subida de la temperatura en el interior de un coche en un día de calor y humedad altos puede ser de 0,7ºC por minuto, es decir, más de 10ºC en un cuarto de hora.



FACTORES DE RIESGO

Según la raza:

Los de morro chato como Bulldog, Carlino, Gato Persa, Boxer o Pequinés porque tienen dificultades para respirar.

 Densidad del pelaje, como Husky Siberiano, Bobtail, Samoyedo o Chow Chow.

• Edad del animal: los más jóvenes y más viejos son los que tienen mayor peligro. También los enfermos.

Temperatura y humedad altas.

No disponer de agua suficiente y fresca, ni de sombra.

Tiempo de exposición: si el espacio es reducido o carece de ventilación, como el interior de un coche, un balcón, una habitación cerrada o el trasportín.

Obesidad: porque su piel es más aislante.

Color del pelo: los oscuros absorben más el calor



SÍNTOMAS DEL GOLPE DE CALOR

•  Apatía, sin ganas de moverse.

•  Mareos, respira con dificultad, jadea.

•  Alteración del color de las encías o piel azulada por falta de oxigenación de la sangre.

•  Temblores musculares e incluso vómitos y diarreas

•  Taquicardia.

•  Se tambalea o pierde el equilibrio.

La subida de la temperatura en el interior de un coche en un día de calor y humedad altos puede ser de 0,7ºC por minuto.

QUÉ HACER

• La rapidez es fundamental para salvar la vida de nuestra mascota.

Hay que bajar cuanto antes el calor corporal del perro para refrescar la sangre que va al cerebro, evitando un posible daño cerebral, y para reducir la velocidad de la respiración:

Colocarle en un lugar fresco.

Mojarle con agua ‘fresquita’ (nunca helada porque podemos dañar su cerebro) hasta que se regule la respiración y pasarle cubitos de hielo por la nariz, lados del cuello, axilas, ingles y abdomen.

Nunca cubrirlo con toallas mojadas porque el calor le sube en vez de salir.

Para que penetre antes el frío, podemos utilizar un ventilador.

Ofrecerle agua para que beba, poco a poco.

Llevarlo al veterinario cuando se estabilice para que lo examine


EVITAR LOS GOLPES DE CALOR

No sacar a pasear a tu perro en las horas punta (de 12 a 16 hs)

Dar de comer a tu mascota a primera o última hora del día.

El agua limpia y fresca es fundamental. Un perro puede sobrevivir sin alimentos, pero si pierde más del 12% del agua de su cuerpo, puede morir.

El aire acondicionado también es adecuado para los perros.

Si te lo llevas de viaje en coche, llévate hielo, un par de toallas y agua. En las paradas, moja bien la toalla y deja que se tumbe encima o que ponga las patas (para las almohadillas). Puedes frotarle las almohadillas con un cubito de hielo, y el puente de la nariz.