Moda sostenible: consumo responsable de ropa

Saber cuál es el impacto medioambiental, social y económico de la industria textil de manera integral y tratar de reducirlo.

Es Eco, es Lógico

1 mayo 2019

Comparte

Moda sostenible:


¿Sueles mirar las etiquetas de la ropa para saber de qué está hecha? ¿Sabes su origen? ¿Sabes los recursos naturales que se gastan para producir una camiseta? Casi toda la ropa que llevamos está elaborada a base de materiales naturales, como la lana, algodón y seda, pero también de fibras sintéticas, como nylon, lycra o perlé, que se producen por procesos químicos derivados del petróleo.

Según el informe de la Fundación MacArthur de 2017, la producción de ropa mundial ha aumentado en los últimos 15 años, por “un aumento de la clase media” y el crecimiento del “fenómeno conocido como fast fashion” o ‘moda rápida’. A ello habría que sumarle que ha disminuido un 36% el uso que le damos a una misma prenda.

En los últimos 15 años, la producción de ropa mundial se ha multiplicado, al tiempo que ha disminuido un 36% el uso que le damos a las prendas.

Recursos para producir una prenda de ropa

- Agua: según estimaciones de Arjen Hoekstra, padre del concepto de huella hídrica, para fabricar una camiseta de algodón de 250 gramos se usan unos 2.900 litros de agua (contando con el cultivo del al-godón, teñido, lavado, etc.) y para unos pantalones vaqueros de 1 kg, 11.800 litros.

- Pesticidas para las extensiones de cultivo, en especial, de algodón.

- Detergentes químicos y blanqueantes para el lavado del algodón.

- Tintes y suavizantes: los tintes sintéticos usan metales pesados y tóxicos, tanto para la salud como para el medio ambiente, como plomo, níquel, cromo VI, ftalatos (se usan con el PVC como base para estampar), etc.

- Condiciones y calidad de vida de las personas que confeccionan la ropa. La industria textil está mayoritariamente deslocalizada en paí-ses en desarrollo.

- Huella de carbono: emisiones de CO2 durante la producción y transporte de la ropa de los lugares de producción a los países de venta.

- Residuos: la excesiva producción y consumo de ropa suponen verti-dos y toneladas de residuos. España genera de 8 a 10 kilos por per-sona al año.

Moda sostenible:

¿Haces un consumo responsable de ropa?

- Reutiliza la ropa que ya no uses, por ejemplo, para hacer algún juguete o paño y opta por ropa reciclada. Este gesto supone un menor impacto medioambiental porque contribuye, entre otros, al ahorro de agua y energía y a una menor producción de residuos.

- Apuesta por materias primas sostenibles, como algodón reciclado, cáñamo orgánico, lino de agricultura ecológica o telas recicladas. Y, en la medida de lo posible, que la tela no sea mezcla de natural y sintética (como algodón y poliéster), ya que así es más difícil de reciclar. También por tintes de la naturaleza como arcillas, flores, componentes de origen vegetal, diferentes tonalidades del algodón orgánico (marrones, verdes, blancos), etc.


- Busca el sello de comercio justo en la etiqueta para garantizar que se han respetado los derechos humanos en su fabricación y se apuesta por un reparto más justo de la riqueza. También, puedes optar por confecciones artesanas locales, con garantías de condiciones laborales dignas.

-
Para reducir la huella de carbono textil y fomentar la economía local, busca que la prenda sea de fabricación y/o venta próxima a tu lugar de residencia.

- También puedes intercambiar ropa con familia y amigos o comprar ropa de segunda mano.

- Intenta sacar partido a la ropa para no tener que cambiarla tan a menudo, priorizando nuevas combinaciones antes que comprar nuevas prendas.

- También puedes comprar ropa y calzado, como zapatillas hechas de material reciclado, como residuos marinos y basura. En estos casos, internet puede ayudarte a buscar y ofrecerte alternativas.

- Busca ropa de calidad para que te dure, ya que así reducirás el consumo y, por tanto, la contaminación y el consumo de recursos naturales.