Consejos para ahorrar estas navidades

En Navidad gastamos más que durante el resto del año. No solo dinero, también luz, agua o calefacción. ¿Qué podemos hacer para ahorrar y al mismo tiempo ayudar a preservar el medio ambiente?  Te ofrecemos algunas indicaciones que tu bolsillo y el planea te agradecerán.

Es Eco, es Lógico

21 noviembre 2016

Comparte


La Navidad es una época de excesos en todos los sentidos. Compramos mucho y gastamos más luz y agua de lo habitual. Debemos ser conscientes de las consecuencias que algunos de nuestros actos tienen sobre el medio ambiente y, también, en nuestros bolsillos. Súbete al tren de las navidades sostenibles, siguiendo estos sencillos consejos.


LUCES LED...

En esta época llenamos la casa de luces y colores que dan un toque cálido a nuestro hogar. Pero, ¿las tenemos demasiadas horas encendidas? Se funden muy rápido y, además, gastan mucha energía.

Para ahorrar en este sentido podemos optar por las bombillas LED, duran mucho más y son más eficientes, porque consumen menos energía que las convencionales. Además, como no desprenden calor, son más seguras si tenemos niños en casa porque se reduce el riesgo de incendio.

Aunque, realmente, la mejor forma de ahorrar es sustituir las luces navideñas por adornos que no necesiten de un gasto energético.


LA MEJOR OPCIÓN ES APOSTAR POR JUGUETES MENOS CONTAMINANTES, COMO LOS FABRICADOS EN MADERA O CARTÓN 


¿PAPÁ NOEL O LOS REYES MAGOS?

Los regalos son lo más ansiado de la Navidad para los pequeños de la casa (y también para los mayores). Pero, ¿tenemos en cuenta el impacto medioambiental de lo que compramos?

La mayoría de los juguetes infantiles necesitan pilas, uno de los objetos más contaminantes que existen. Sustituir las convencionales por las alcalinas o, incluso, optar por las recargables, puede contribuir a conseguir un menor impacto ambiental.

Pero, sin duda, la mejor opción es apostar por juguetes menos contaminantes, como los fabricados en madera o cartón.


CALEFACCIÓN Y AGUA

Las reuniones familiares en casa hacen que aumente el consumo de luz y agua. Para minimizar el impacto de estos encuentros, podemos bajar un par de grados la calefacción en casa. Al haber más gente de lo habitual, no necesitaremos la temperatura ambiente tan elevada.

Además, ¿sabías que el lavavajillas consume menos agua que fregar los platos a mano? Eso sí, recuerda ponerlo siempre lleno y con una temperatura no superior a 55ºC para que no consuma mucha energía eléctrica.



¿DÓNDE RECICLO? 

Del mismo modo que la época navideña se caracteriza por el consumismo, también lo es por la cantidad de residuos que generamos. Pero, ¿sabemos reciclarlos?

Tenemos claro que los envoltorios de regalo de papel y cartón van al contenedor azul y los plásticos al contenedor amarillo, pero ¿qué hacemos con los juguetes que ya no usan los peques? Una buena opción es donarlos a alguna organización sin ánimo de lucro para que los repartan entre los pequeños con menos recursos, pero si tienen desperfectos y hay que tirarlos, lo mejor es acudir al Punto Limpio  (Ecoparque) más cercano.

ÁRBOL NATURAL O ARTIFICIAL 

Al contrario de lo que mucha gente piensa, el árbol artificial es menos ecológico que el natural, precisamente porque está hecho de plástico. Aun así, tiene la ventaja de que si lo cuidamos bien, podemos reutilizarlo durante muchos años, por eso suele ser la opción elegida por la mayoría.

De todas formas, todavía hay quien prefiere el natural. Si eres uno de ellos, ten en cuenta que siempre será mejor comprarlo en un vivero que cortarlo directamente en el monte. Además, debes asegurarte de tener un lugar dónde trasplantarlo cuando acaben las navidades o de saber dónde puedes llevarlo para mantenerlo.