Pon una planta en tu vida y ¡respira!

A finales de los años 80, la NASA lanzó un estudio que determinaba que las plantas de interior purificaban los ambientes del hogar, reduciendo hasta un 85% la contaminación que se da en nuestras casas.

Es Eco, es Lógico

27 octubre 2017

Comparte


Cada vez son más las personas que llenan sus hogares de plantas para tener un estilo de vida más saludable. El informe de la NASA corrobora que, además de para decorar nuestras casas, las plantas nos ayudan a mantener ambientes limpios y libres de sustancias químicas tan presentes en todo tipo de elementos y productos utilizados en nuestro hogar.

Contribuyen a desintoxicar los espacios, refrescan y purifican el aire, permiten aprovechar y reciclar el agua de la lluvia, convierten los edificios “enfermos” en lugares más agradables, y sobre todo, más eficientes, energéticamente hablando.

Los  expertos recomiendan tener plantas, tanto en el interior, como en el exterior de hogares y oficinas. Las plantas filtran los agentes tóxicos, los metales pesados y los hidrocarburos presentes en el aire, el suelo y en el agua, neutralizando sus efectos nocivos en nuestra salud y la del medio ambiente.

Las plantas filtran los agentes tóxicos, los metales pesados y los hidrocarburos

Pero a la hora de elegir qué tipo de plantas poner, debemos identificar cuáles son mejores para cada estancia:


El salón

 Cuantas más plantas mejor. En la mayoría de las casas, el salón es una zona amplia y cargada de aparatos electrónicos que emiten ondas electromagnéticas y ruido ambiental. Se recomienda poner el mayor número de plantas posibles para minimizar los efectos negativos de esta contaminación. Pero si el salón no tiene mucho espacio, una palmera de bambú reducirá el aire contaminado derivado de las pinturas, barnices y/o lacas de los muebles.


La cocina

El aloe vera es la planta que recomiendan desde la NASA para poner en la cocina. Este espacio suele estar cargado de humos, olores intensos, luz artificial, exceso de humedad, etc. El aloe vera absorbe todos los residuos que hay en el ambiente y es capaz de indicarnos si la cocina está contaminada, a través de unas manchas marrones que salen en sus hojas. También se puede poner alguna planta aromática, como la albahaca que, aparte de condimentar los platos, actúa como barrera natural contra los insectos.


El baño

Si hay una estancia de la casa con cambios bruscos de temperatura y niveles altos de humedad es el baño. Por eso, es bueno tener plantas que aprovechen esa humedad, reduciéndola de manera natural, además de absorber el vapor que desprenden algunos componentes presentes en artículos de cosmética e higiene. La hiedra y el espatifilo son las más usadas porque viven muy bien en este tipo de condiciones. La begonia, además de aportar color, se adapta bien a las zonas húmedas, como el baño.


El dormitorio 

En el dormitorio, al contrario de lo que se ha creído durante muchos años, es muy saludable poner plantas que por la noche absorben CO2 y liberan oxígeno. Según la NASA, la sansevieria o lengua de tigre está catalogada como una de las mejores plantas para purificar el aire. Además, al emitir oxígeno por la noche favorece el sueño profundo y reparador. Podemos combinarla con una planta de lavanda, que reduce los niveles de ansiedad e induce el sueño. Sus aromas disminuyen el ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de estrés.


Consejos a la hora de comprar y tener plantas en casa:

• Situarlas alejadas de radiadores y aires acondicionados.

• Evitar puntos de la casa con corrientes de aire y de paso frecuente.

• Poner las plantas con flores en lugares con mucha luz.

• No comprar las plantas por su apariencia y pensar dónde van a estar y con qué fin.

• Respetar el espacio que necesita la planta para poder crecer.