¿Qué es un punto limpio?

La conciencia por el cuidado del medio ambiente está cada vez más extendida. Muchos ciudadanos reciclan de manera habitual en casa como una forma de responsabilidad social. Pero una vez tenemos otro tipo de residuos no habituales como el papel, el vidrio o el plástico, nos asaltan las dudas. ¿Qué hago con un microondas o un ordenador viejo? ¿Y con  una radiografía? ¿Dónde puedo tirar los restos de poda? El ecoparque es la respuesta.

Es Eco, es Lógico

4 junio 2018

Comparte


Los ecoparques son instalaciones de recogida selectiva a los que pueden acceder todos los ciudadanos del municipio para llevar los residuos que no tienen cabida en los contenedores tradicionales. Son instalaciones de titularidad pública en los que se recoge, selecciona y recuperan residuos urbanos que no deberían depositarse en los contenedores habituales de la vía urbana. Están pensados especialmente para aquellos residuos que tras un proceso de tratamiento, sus componentes puedan volver a ser utilizados como materia prima en el proceso de fabricación de nuevos productos.

Llevar este tipo de residuos al ecoparque es la única forma de facilitar su reciclaje y contribuir a la eliminación segura de residuos. Así, evitaremos su vertido incontrolado y ayudaremos a reducir el volumen de basura que acaba en un vertedero, a la vez que ahorraremos materias primas y energía. Es la mejor manera de evitarle un nuevo problema al medio ambiente. Los ecoparques son una buena herramienta local para el cuidado del entorno, ya que son un recurso cercano al ciudadano, gratuito y de libre acceso.

Aquellos productos de especial peligrosidad son tratados previamente a su recuperación


¿Qué se hace con estos residuos?

Una vez los residuos llegan al ecoparque, un operario indica al ciudadano donde debe depositar cada uno de ellos. Cuando los contenedores se llenan, son trasladados a plantas donde los materiales aprovechables son reciclados y convertidos en nuevas materias primas, con lo que se consigue un ahorro importante de recursos naturales y energía. Aquellos productos de especial peligrosidad son tratados previamente a su recuperación o eliminación con el fin de evitar problemas medioambientales y de salud.


¿Qué tipo de residuos admiten los ecoparques?

Por lo general, podemos llevar todos los residuos para los que no exista un contenedor específico para ello. Los más comunes son:


•  Residuos voluminosos: muebles viejos, colchones, escombros, restos de podas, neumáticos…

•  Residuos electrónicos: grandes o pequeños electrodomésticos como ordenadores, calefactores, tostadoras, neveras o lavadoras.

•  Residuos potencialmente peligrosos: pilas y baterías, aceites vegetales y de motor o tubos fluorescentes.

•  Residuos que requieren tratamiento específico: radiografías, ropa y calzado...

Los ecoparques también suelen disponer de contenedores para papel y cartón, plástico y vidrio. Estas instalaciones no admiten residuos urbanos orgánicos, materiales explosivos o inflamables, recipientes voluminosos que hayan contenido materiales tóxicos o peligrosos o residuos infecciosos.

En municipios pequeños, en ocasiones se habilitan ecoparques móviles para que los vecinos puedan depositar sus residuos. La mejor manera para localizar tu ecoparque más cercano es consultar con el Ayuntamiento.