Cuidados básicos de belleza para mujeres que no tienen tiempo

Ni las arrugas, ni las manchas, ni la piel de naranja, ni las ojeras. El tiempo, o mejor dicho, la falta de él, es muchas veces el peor enemigo en las mujeres a la hora de cuidarse. Pero hay algunas rutinas de belleza que podemos seguir y que no nos llevarán más de unos minutos.

Salud y BELLEZA

2 mayo 2017

Comparte


Nos hemos acostumbrado a llevar un ritmo de vida frenético. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos no tenemos ni un segundo libre. Las obligaciones familiares, la casa y el trabajo absorben nuestro día a día. Hay que ser realistas y adecuar las rutinas de belleza diaria al escaso tiempo del que disponemos. No hace falta pasarse horas delante del espejo, hay algunos cuidados básicos de belleza que no requieren de mucha dedicación y servirán, además de para vernos mejor, para relajarnos unos minutos al final de la jornada.

1. Limpieza

El ritual de lavarse la cara por la mañana y por la noche es el primer paso de nuestra rutina de belleza exprés. Es tan importante como lavarse los dientes. Debemos utilizar un jabón especial adecuado a cada tipo de piel, ya que el que usamos en el cuerpo es demasiado agresivo. Es importante eliminar las impurezas, el exceso de suciedad y los aceites del rostro antes de continuar con los pasos siguientes. Podemos aplicar el jabón dando un suave masaje durante 20 segundos para asegurarnos que el producto penetra en profundidad.

2. Hidratación

Para ahorrar tiempo, debemos elegir una crema hidratante que lleve protección solar. Así conseguiremos mantener nuestra piel hidratada al mismo tiempo que la protegemos de los rayos solares. Recuerda que el protector solar es el mejor producto antienvejecimiento. Siempre que sea posible, hay que apostar por productos cosméticos sin parabenos ya que son menos agresivos con el medio ambiente.

3. Contorno de ojos

Esta zona de la cara es la más delicada. Alrededor de los ojos es donde más se nota el paso del tiempo, por eso hay que prestarle una especial atención. Es importante que esta zona esté siempre hidratada y fresca. Para ello, aplicaremos mañana y noche una crema que esté indicada para el contorno de ojos a través de un ligero toque de dedos.



4. Cuidados nocturnos

Es al final del día cuando solemos disponer de más tiempo. Además, durante la noche la piel aumenta su capacidad para absorber y asimilar los componentes de los productos cosméticos, por eso las cremas nocturnas son más densas. Aprovecha las noches para aplicarte algún tratamiento extra como un sérum que contenga vitamina C. Puedes dedicar una noche a la semana para ponerte una mascarilla. Solo te llevará diez minutos y notarás los resultados.


5. Nutricosmética 

Además de llevar una dieta rica en vitaminas y antioxidantes que ayuden a combatir los radicales libres, podemos acudir a la nutricosmética. Se trata de un plus de vitaminas en forma de grageas o pastillas que aportan los nutrientes necesarios para la salud de la piel, el pelo y las uñas. 


6. Maquillaje básico

Si por las mañanas en lo último que piensas es en maquillarte, puedes buscar productos que cumplan varias funciones. Por ejemplo, podemos utilizar el corrector que normalmente utilizamos para disimular las ojeras para tapar marcas o rojeces, o hacernos con un colorete en crema que también sirva para dar color a los labios. Son básicos que podemos llevar en el bolso y aplicarnos casi en cualquier momento.