Viviendas sostenibles: ¿qué podemos aprender de una casa ecológica?

Una casa que ahorra energía cada día cuida y respeta el medio ambiente por sí misma desde sus cimientos hasta el tejado... Suena bien, ¿verdad? Descubre qué es una vivienda sostenible y cuáles son sus características.  

Es Eco, es Lógico

21 octubre 2020

Comparte


La necesidad de buscar soluciones más respetuosas que nos permitan llevar un estilo de vida más sostenible ha dado como resultado el desarrollo de la construcción y el diseño bioclimático: es decir, de viviendas pensadas para minimizar nuestra huella ecológica. 

Aunque hay muchos modelos de casa ecológica, todas tienen algunas características en común que podemos aplicar a nuestra vivienda, a la actual o a la de nuestros sueños. 

Características de una vivienda sostenible:


MATERIALES

  • Construcción. Materiales naturales, preferiblemente de la zona en la que se ubica el edificio: madera, ladrillo u hormigón de producción ecológica y siempre primando los elementos de la albañilería tradicional. También reciclados y reciclables y aquellos que permiten una regulación natural de la temperatura y la humedad.
  • Interior. La proximidad de los materiales se aplica también a todos los elementos de interior: mobiliario, decoración, elección de las plantas... para favorecer la mayor integración posible con el entorno. 
  • Exterior. Los cerramientos y remates exteriores tienen en cuenta la situación y el emplazamiento de la construcción para que coincidan con la naturaleza y la estética del espacio. Se prima un buen aislamiento de la vivienda, clave para el ahorro energético. 


CONSUMOS

  • Agua. Se incorporan sistemas de aprovechamiento y depuración de aguas, tanto sanitarias como de lluvia; además, se opta por la descarga eficiente. 
  • Autoabastecimiento. Disponen habitualmente de huertos para favorecer el cultivo propio, además de talleres o espacios destinados a la elaboración de productos de autoconsumo: jabón natural, papel reciclado o compost, entre otros. 



ENERGÍA

  • Climatización. Previamente a la construcción se tienen en cuenta las posibilidades de orientación del proyecto para aprovechar al máximo la luz natural y las opciones de ventilación. En la medida de lo posible, las estancias de día se sitúan en la fachada sur y se evita colocar muebles voluminosos en estas zonas para favorecer la ventilación correcta. 
  • Energía renovable. La energía proviene, siempre que sea posible, de fuentes naturales: placas solares, aerogeneradores, molinos de agua… 
  • Electrodomésticos. Son de bajo consumo y emisiones y con elementos envolventes naturales. 


RESIDUOS

  • Reducir, reutilizar y reciclar es el lema número uno en este tipo de casas: aprovechar los envases, reciclar la ropa y utilizar solo lo necesario.
  • Los contenedores de reciclaje específicos para cada tipo de material tienen un espacio destacado.
  • Aprovechamiento de los residuos: en los casos en que se dispone de espacio al aire libre suficiente, se tratan los residuos orgánicos para la elaboración de compost.