Cómo hacer pestiños

Los pestiños son un dulce tradicional andaluz típico de Semana Santa.  Desde la masa hasta la fritura, te contamos cómo hacerlos en casa.

Saber comprar

3 abril 2019

Comparte

Pestiños


Los pestiños son, probablemente junto a las torrijas y la leche frita, los dulces más típicos de la Semana Santa en el sur de España. En Andalucía especialmente, pero también en Murcia y Extremadura. Aunque no se conoce su origen a ciencia cierta, parece ser que la receta ha llegado hasta nuestros días de los moriscos que habitaban Al Andalus. De hecho, el pestiño está emparentado con la shebbakiyya marroquí, una masa frita aromatizada con anís y azafrán bañada en miel, muy consumida durante el Ramadán por su alto valor energético.

Pestiños con miel, un postre típico de Cuaresma

Además de durante la Semana Santa, los pestiños también pueden encontrarse en carnavales, Todos los Santos o Navidad. Los pestiños suelen tener forma cuadrada o rectangular con las puntas hacia adentro, aunque el formato puede variar. Los amantes de este dulce andaluz se dividen entre los que creen que están más ricos cubiertos con miel y los que piensan que están mejor espolvoreados con azúcar.

Como ocurre con todas las recetas tradicionales, existen muchas formas de prepararlos. En algunos sitios se bañan en un almíbar de miel, en otros se utiliza azúcar, algunos los aromatizan con canela y naranja, otros le añaden anís y limón… en lo que todo el mundo coincide es en que nadie puede resistirse a estos dulces tradicionales.

Lo mejor de los pestiños, además de su sabor, es lo sencillo que resulta prepararlos. Incluso los más pequeños de la casa pueden ayudar a elaborar la masa y darles forma. Te contamos paso a paso cómo hacer pestiños con miel.

Receta de los pestiños

Ingredientes:

- 400 g de harina de trigo
- 1 vaso (250 ml) de aceite de oliva suave o de girasol (para la masa)
- Aceite de oliva virgen extra para freír
- 1 vaso (250 ml) de vino blanco
- 1 rama de canela
- 1 cáscara de limón o de naranja
- 1 cucharadita de sal
- Semillas de anís (opcional)
- Azúcar o miel para cubrirlos

Elaboración 

1. Calentamos en una sartén a fuego medio el aceite con la cáscara de limón o de naranja junto a las semillas de anís y la canela hasta que el aceite coja sabor.

2. En un bol mezclamos la harina con el vino blanco, el aceite que hemos calentado previamente colado y la sal. Mezclamos con una cuchara y amasamos con las manos hasta que la masa no se pegue. Podemos añadir más harina si queda líquida o agua si la hemos hecho muy espesa.

3. Dejamos reposar la masa 30 minutos tapada con un paño.

4. Con ayuda de un rodillo estiramos la masa dejándola lo más fina posible y damos forma a los pestiños. Podemos doblarlos formando pequeños lazos o dejarlos cuadrados.

5. Calentar la sartén con aceite abundante a fuego medio y freír los pestiños moviéndolos para que se hagan por igual, hasta que estén dorados.

6. Una vez bien fritos, escurrir los pestiños sobre papel de cocina y bien pasarlos por una mezcla de miel con unas cucharadas de agua, calentada al fuego, o si lo preferimos, espolvoreados con azúcar.