Naranjas de Valencia, ¡Están de temporada! 

El origen de la naranja es incierto. Algunas teorías hablan de que el naranjo viene del sur de China y del Sureste Asiático, otras que proviene de Oriente Medio y que de allí se expandió por Europa. Lo cierto es que, siglos después, las naranjas se han convertido en uno de los productos más típicos de España. Dentro de nuestro país destacan las naranjas de Valencia, reconocidas por el mundo por su sabor único.

Saber comprar

26 enero 2018

Comparte


No se conoce con exactitud el origen de las naranjas. Lo que sí parece seguro es que sabemos de su existencia desde la Antigüedad y que el naranjo de entonces era de una variedad muy amarga, por lo que se utilizaba con fines ornamentales.  Esa fue su función durante varios siglos. El denominado naranjo dulce es el que conocemos en la actualidad y el que se cultiva en España. Fueron los árabes los que introdujeron el cultivo del naranjo en la Península Ibérica, a su fruto lo llamaron naranjah. Cada vez se fueron introduciendo variedades más dulces hasta llegar a las que consumimos hoy en día. Fue en el siglo XVIII cuando se tiene constancia de las primeras plantaciones comerciales de naranjos para el consumo en la Comunidad Valenciana.

Este cultivo se adaptó rápidamente al suelo valenciano, en campos de secano a través de pozos y de regadío del río Júcar, favorecido por las condiciones climatológicas y la calidad del terreno. La naranja de Valencia es hoy uno de los productos más típicos de nuestro país, tanto que España es uno de los diez mayores productores de naranjas de todo el mundo. Y buena parte de esta producción se encuentra en la Comunidad Valenciana.

Las naranjas de Valencia tienen en cuenta el aspecto de la fruta y un contenido en zumo e índice de madurez adecuado, para que el consumidor disfrute de una fruta saludable y de la más alta calidad. Están recolectadas, según su variedad, en el momento apropiado. Respecto a la temporada de las naranjas, desde finales de octubre hasta bien entrada la primavera, podemos disfrutar de las naranjas de Valencia.


PRINCIPALES VARIEDADES DE NARANJAS DE VALENCIA

Las naranjas de Valencia se agrupan principalmente en tres variedades: el grupo ‘Navel’ que se caracteriza por su ombligo y su consumo en fresco, el grupo de ‘Blancas’ sin ombligo muy utilizadas en la industria del zumo y el grupo de las ‘Sanguinas’ distinguibles por su característica coloración rojiza tanto en pulpa como en corteza.

  • Navelina

Este tipo de naranja es originaria de California, no llegó a España hasta 1933. Es de tamaño medio con forma redondeada o ligeramente ovalada, no tiene semillas y la pulpa es muy jugosa. La piel es de un color naranja intenso.

  • Navelate

Se trata de una naranja originaria de España. La naranja es de tamaño medio. El zumo de esta naranja es ligeramente ácido. Es la naranja más tardía que se cultiva en Valencia. Su recolección se inicia a partir de abril, pudiendo mantenerse el fruto hasta julio en el árbol conservando todo el zumo.

  • Salustiana

Se originó por mutación espontanea de otra variedad de naranja a finales de los años 40 en Valencia. Es la segunda variedad de naranjas más cultivada del grupo de ‘blancas’ en España, ocupando el 6% de la superficie dedicada al cultivo de naranja en España.

  • Valencia Late

 A pesar de su nombre, su origen nada tiene que ver con Valencia. Se tuvo conocimiento de esta naranja por primera vez en las Islas Azores, a finales del siglo pasado. Desde allí fue llevada a Florida y después a California por los ingleses, e importada finalmente a España. Su naranja es de tamaño medio. El zumo de esta naranja tiene buen aroma y es ligeramente ácida.

  • Naranja Sanguina

Su característico color rojo es debido a que sintetizan pigmentos rojos en la pulpa y a veces en la piel. Este proceso solo se produce si se dan bajas temperaturas nocturnas. Su zumo tiene un sabor especial que recuerda al de las cerezas o las frambuesas. Estas variedades de naranjas sólo se cultivan en la región mediterránea y están de temporada.

BENEFICIOS DE LAS NARANJAS

  • Aportan gran cantidad de vitamina C que protege a las células frente al daño oxidativo, ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y mejora la absorción del hierro.
  • Más del 85% de su composición es agua, por lo que su consumo contribuye a la hidratación.
  • Y tienen alto contenido en fibra, que facilita el tránsito intestinal.