Cómo superar la muerte de una mascota

Cómo superar su pérdida y prepararnos para ese momento

Mascotas

20 noviembre 2019

Comparte


Afrontar la pérdida de una mascota es un momento muy triste y un golpe muy duro para toda la familia. Te contamos cómo superar el duelo y la tristeza por la pérdida de tu amigo animal.


Las mascotas se convierten en verdaderos miembros de nuestras familias. Pero, la vida de los animales suele ser más corta que la de los seres humanos, por lo que, igual que disfrutamos de su presencia y buscamos su felicidad en vida, hemos de aprender a despedirnos de ellos desde el amor y el respeto.

Se trata de un momento que todos sabemos que va a llegar, pero que cuesta mucho afrontar, por el gran amor que tenemos a nuestros compañeros animales. Para llevar el momento de su despedida con serenidad, es importante saber que los animales viven la muerte de una manera natural. Ellos no vienen aquí a vivir mucho, sino a vivir bien y ser felices.

Si hemos dado a nuestra mascota una vida de alegría y felicidad, ese es nuestro gran regalo. Y, aunque igualmente sentiremos el dolor de la pérdida, seremos capaces, también, de vivir la despedida con aceptación.

 Pasar el duelo

Para superar la muerte de una mascota también es importante saber que debemos pasar por el duelo y no obligarnos a estar bien o a no echarles de menos. Existen estudios que evidencian que la muerte de nuestra mascota nos afecta emocionalmente de igual manera que lo hace la muerte de un ser querido. Por ello, hemos de ser también amables con nosotros mismos y respetar nuestro dolor.

Para acompañar al animal, si la muerte es por vejez o enfermedad y tenemos la suerte de podernos despedir, hoy en día existe mucha información y la figura de ‘doula del alma animal’, que es una persona que acompaña al animal y a las familias en esa ‘recta final’. Su objetivo es ayudarnos a entender las fases por las que va a pasar nuestro ‘compañero’ y cómo acompañarle hasta su última respiración.


Para los niños

Si tenemos otros animales en casa, podremos observar cómo se despiden del animal que va a fallecer, de manera natural. Esto puede suponer un gran aprendizaje, ya que los animales sienten la pérdida de su compañero, pero viven el presente y ello les ayuda a reponerse antes de su falta.

Si tenemos niños en la familia, podemos contarles la leyenda del Puente del Arcoíris, que consiste en que los animales cuando fallecen, cruzan ese puente y llegan a un lugar precioso lleno de prados y colinas donde pasan el día corriendo y jugando con otros animales.  Según esta leyenda, las almas de los animales y los humanos que han compartido sus vidas, se reencontrarán un día en este precioso lugar y ya nunca más se separarán.

Resulta también emotivo y tranquilizador realizar una ceremonia de despedida en familia, donde se recuerden los grandes momentos vividos juntos, que ahora pueden guardarse en el corazón para siempre. También se puede preparar una caja en la que cada miembro de la familia ponga una fotografía o un objeto de la mascota y que guardaremos para tener siempre un recuerdo de su paso por nuestras vidas.

Trámites

Una vez el animal ha fallecido, hay que llevar a cabo unos trámites burocráticos de los que nos puede informar el veterinario, como la incineración, dar de baja el microchip identificativo, darlo de baja en el censo del Ayuntamiento y decidir su enterramiento, ya que la ley prohíbe enterrar a los animales en lugares no autorizados.

En España ya existen cementerios para animales, donde poder ir a visitarles, al igual que hacemos con las personas: el Cementerio y Crematorio para Animales de Compañía Sena en Montserrat (Valencia), El Último Parque en Madrid y el Cementerio de Pequeños Animales en Torrelletes de Llobregat (Barcelona) son algunos ejemplos.

Como novedad, también para tener un recuerdo, en algunos de estos cementerios y otras empresas ofrecen joyas como colgantes y pulseras para llevar las cenizas del animal, aparte de la tradicional urna que podemos tener en casa o en el cementerio.

Así pues, aunque la despedida de nuestra mascota sea un momento de los más difíciles de nuestra vida, lo que es cierto es que su recuerdo se llevará siempre en el corazón.