Desparasitar gatos y perros, una cuestión de salud

Se acerca el verano, una época en la que a todos nos gusta disfrutar de las actividades al aire libre, sobre todo, si tenemos perros. Pero es también la época de año en la que debemos tener más precaución con los temidos parásitos, que pueden contagiar a nuestros animales de graves enfermedades e, incluso, provocar una infestación en nuestra casa.  Aprende las claves para una correcta desparasitación y ¡Stop bichos dentro y fuera!

Mascotas

23 abril 2018

Comparte

Desparasitar a los animales, una cuestión de salud
Desparasitar a los animales, una cuestión de salud


Tengas gato o perro y sea cual sea la época del año, lo cierto es que la desparasitación interna y externa de nuestros compañeros animales es una parte fundamental de su cuidado, ya que afecta de manera directa a su salud y su bienestar. 

Si eres nuevo en esto del cuidado de animales porque tu mascota acaba de llegar a tu familia, lo ideal es que sea el veterinario el que te informe acerca de los diferentes tipos de productos antiparasitarios que existen, así como de las dosis aplicables según el peso del animal y las precauciones que se deben tener a la hora de aplicar estos productos a tu mascota. También es importante que sepamos reconocer los diferentes tipos de parásitos que podemos encontrar y los diferentes productos que hay en el mercado para combatirlos.

 

Desparasitar a los animales, una cuestión de salud
Desparasitar a los animales, una cuestión de salud


Cuándo, cómo y dónde aplicarles cada producto

Dado que existen parásitos externos e internos, hay productos antiparasitarios especialmente indicados para luchar contra ellos. Los podemos encontrar, tanto en clínicas veterinarias como en nuestro supermercado habitual.

La desparasitación interna de perros y gatos se recomienda cada tres meses. Sin embargo, cuando los gatos son cachorros, hasta los tres meses de edad, la desparasitación se debe realizar cada dos semanas. Para ello, tenemos los antiparasitarios internos, que suelen ser unos comprimidos capaces de hacer frente a estos parásitos, como lombrices o gusanos (nematodos y cestodos) y protozoos. 

En cuanto a la desparasitación externa, como dice el dicho, ‘más vale prevenir que curar’.Así que lo ideal es utilizar los productos antiparasitarios cuando el animal aún no está infestado. Para ello, contamos con diferentes opciones, como los productos repelentes de parásitos con principios activos naturales o los que contienen insecticida (fipronil o permetrina), que son también los que se deben aplicar cuando el animal ya está infestado. 

Los ácaros, garrapatas, pulgas, piojos o mosquitos son parásitos externos que se pueden prevenir o eliminar mediante el uso de collares, pipetas, champús,pastillas o sprays, que se deben aplicar según el peso del animal y con la periodicidad que nos indique el veterinario y que también aparecerá en el prospecto del producto. 

Aunque hay quien considera que en invierno no es necesario aplicar productos para los parásitos externos, es recomendable llevar a nuestros peludos protegidos todo el año, sobre todo, si lo que tenemos son perros que salen bastante al monte y,mucho más, si vivimos en lugares cálidos como el Mediterráneo donde, incluso en invierno, nos encontramos con temperaturas muy suaves.

Precauciones en la desparasitación

También debemos tener en cuenta ciertas precauciones a la hora de administrar productos antiparasitarios a nuestra mascota. Estos son los más importantes:

 No usar en animales enfermos (salvo por indicación del veterinario). 

 Si un producto antiparasitario está indicado para perros no se debe aplicar sobre ninguna otra especie animal, por ejemplo gatos y/o conejos.

 Hay que asegurarse de que se aplica el producto en una zona donde el animal no pueda lamer el producto.

Se aconseja no bañar al animal en las 48 horas siguientes a la aplicación del producto, ya que reduce su efectividad.

 Una vez aplicado el producto en el animal, debemos lavarnos muy bien las manos con agua y jabón.