Gomasio o sal de sésamo: qué es y cuáles son sus beneficios

El gomasio o sal de sésamo es una especia muy conocida en Japón. Se basa en un mix de sésamo y sal marina ligeramente tostados. Te contamos sus beneficios.

A examen

6 octubre 2020

Comparte

¿Qué es el gomasio?

El gomasio es un condimento japonés resultado de mezclar sésamo crudo con sal marina sin refinar.  La sal de sésamo está muy valorada en Oriente, tanto por el sabor que aporta a las comidas como por los beneficios que ofrece.  Es un condimento muy importante en la cocina macrobiótica por sus propiedades reequilibrantes.

El gomasio se puede utilizar para condimentar ensaladas, verduras, sopas u otras elaboraciones culinarias. Su sabor recuerda ligeramente a frutos secos salados y debemos añadirlo a nuestros platos  sin cocinar para que mantenga todas sus propiedades. Se puede utilizar el gomasio como sustituto de la sal de mesa, ya que es más saludable y, de esta forma, consumimos menos sal. 

La sal de sésamo se puede comprar ya preparada o se puede elaborar en casa de una forma muy sencilla. Te explicamos cuáles son sus beneficios y cómo elaborarlo. 


¿Qué beneficios aporta el gomasio a la salud?

  • El sésamo es una semilla muy beneficiosa para el organismo. Es rico en vitamina A y B.
  • Contiene cinc, magnesio, lecitina y fósforo, minerales que ayudan a los músculos y garantizan el buen funcionamiento del sistema nervioso. Es muy recomendable en etapas de crecimiento y durante la menopausia, o después de un esfuerzo físico.
  • Contiene una alta cantidad de fibra; por ello, consumir gomasio ayuda a prevenir el estreñimiento y a proteger nuestro sistema digestivo.
  • Como los anacardos o las almendras, el sésamo contiene triptófano, que puede aumentar los niveles de serotonina, el neurotransmisor precursor de la melatonina, por tanto, puede ayudar a conciliar el sueño. 


Cómo elaborar gomasio o sal de sésamo:

Ingredientes 

300 g de semillas de sésamo natural
20 g de sal marina


Preparación

  • Lavamos el sésamo con un colador.
  • Disponemos el sésamo en la sartén (sin aceite) y vamos removiendo hasta que estén tostadas las semillas.
  • Las dejamos enfriar y las mezclamos con la sal marina. La medida es una cucharada de sal por cada 10-15 cucharadas de semillas de sésamo. 
  • Machacamos la mezcla con el mortero o el robot de cocina hasta que quede molida. 
  • Guardamos el gomasio en un bote hermético. Se debe consumir en las siguientes dos semanas para evitar que se haga rancio. 

En Japón, para elaborar gomasio se utiliza un suribachi, una especie de mortero japonés. Si lo utilizamos para prepararlo, es fundamental que rompamos bien las semillas para que nuestro organismo pueda absorber todos los nutrientes. Otro punto importante a la hora de elaborar gomasio es emplear sal marina y no sal refinada.