Los animales, una buena compañía para las personas mayores

En España sigue creciendo el número de personas con más de 65 años, de las que un porcentaje muy alto viven solas. Aunque se sientan bien y prefieran vivir ‘a su aire’, un animal de compañía puede darles grandes satisfacciones.

Mascotas

25 octubre 2017

Comparte


Perros, gatos y, otro tipo de mascotas, pueden aportar grandes beneficios a las personas mayores, por lo que la convivencia con ellos es altamente recomendable.

9 Beneficios de tener un animal en casa:

• Disminuye la depresión, ya que los animales ofrecen cariño de manera desinteresada y los mayores se sienten queridos.

• Mejora la calidad de vida, motivándoles a estar activos cada día.

• Reduce el estrés, al dejarse acariciar y abrazar.

• Aumenta la autoestima, ya que se sienten útiles al tener la responsabilidad de ocuparse de su cuidado.

• Son más felices, por el mero hecho de sentirse acompañados.

• En el caso de los perros, mejora el estado físico, al tener que sacarlos a pasear y pasar tiempo al aire libre.

• Se socializan. Aumentan la relación con otras personas, al tener que salir a la calle a pasear al perro o llevar a la mascota al veterinario.

• Aumenta la alegría, ya que los animales siempre hacen cosas divertidas como ‘robar’ una zapatilla o algo de comida o realizar travesuras, que provocan la risa de las personas mayores.

 Aumentan las visitas de las familias. Se ha demostrado que los nietos visitan más a los abuelos, ya que se unen las ganas de estar con el abuelo al interés por jugar con el animal.

Son ya numerosas las residencias de ancianos que están llevando a cabo programas de compañía con perros o gatos

¿Cuál es la mascota más adecuada?

Para personas con buena salud la mascota que se recomienda es un perro, ya que obligatoriedad de sacarlo a pasear motiva a sus dueños a salir a la calle. Aunque, por supuesto, si vamos a elegir un perro para convivir con una persona mayor, lo recomendable es que el perro sea también senior y que tenga una energía similar a la suya. De esta manera, logramos unir dos necesidades: la persona consigue una compañía fiel y amor incondicional, mientras que el perro senior consigue acabar su vida en un hogar donde se siente útil y querido.

En el caso de que la persona mayor tenga movilidad reducida y no sea autosuficiente para salir a la calle, lo ideal será adoptar un gato, porque suelen ser muy cariñosos. En las protectoras de animales cuentan con múltiples gatos en adopción y los profesionales que están en ellas, al conocer el carácter de cada animal, recomendarán siempre el más adecuado.

 

Acompañamiento en residencias

Son ya numerosas las residencias de ancianos que están llevando a cabo programas de compañía con perros o gatos. A través de asociaciones o protectoras, se establece un acuerdo por el que un día a la semana, los mayores reciben la visita de algunos animales que, simplemente, llenan sus vidas de alegría.

El mero hecho de recibir a estos animales para acariciarlos, cogerlos en brazos, peinarles o pedirles que les den la patita, hace que los mayores se sientan queridos y atendidos.