Cómo elegir nuestro detergente para la ropa

Al clásico tambor de detergente se le han sumado en los últimos años un gran número de competidores. En polvo, líquido, en cápsulas, en tabletas… Existe una gran variedad de productos  ¿Sabes cuál es el más adecuado para tu colada? 

A examen

18 abril 2018

Comparte


El detergente es una sustancia que limpia químicamente separando la suciedad de los tejidos al entrar en contacto con el agua.  Los distintos tipos de detergente que podemos encontrar en el mercado tienen en común la presencia de jabón o tensioactivos, que favorecen que el agua ‘arrastre’ las manchas. El resto de los componentes variará según su efecto específico: agentes dispersantes, enzimas y fosfonatos (que actúan con las manchas más resistentes), blanqueantes o protectores del color.

Propiedades de los detergentes

  • Humectación: aumentan la capacidad del agua para abarcar una superficie.
  • Penetración: capacidad para introducirse en las superficies porosas sucias.
  • Emulsión: dispersan las partículas de un líquido dentro de otro.
  • Suspensión: dejan la suciedad dispersa evitando que se deposite de nuevo.



Tipos de detergentes

Detergente en pastilla

  • El jabón en pastilla es el clásico del lavado a mano.
  • Aunque hay muchas variedades la base para hacer jabón es aceite, agua y sosa cáustica o potasa.
  • El formato en escamas es su evolución y está indicado para suciedad persistente.

Detergente en polvo

  • Fue el primero en llegar al mercado del lavado a máquina y evolucionó con las tabletas.
  • Más efectivo para prendas blancas
  • Funciona mejor con temperaturas de al menos 30ºC
  • Puede dejar residuos en la ropa de color
  • Dosificación menos cómoda
  • Menos especializado

Detergente líquido

  • Protege los colores vivos y es más suave con la ropa
  • Se disuelve bien con temperaturas bajas
  • Dosificación más sencilla.
  • Su evolución son las cápsulas
  • Incluye propiedades específicas: prendas delicadas, ropa oscura...

Errores comunes al lavar la ropa

Cantidad de detergente: No por añadir más detergente, lava mejor. Lo más adecuado es utilizar la dosis recomendada por el fabricante en la etiqueta. Si se usa demasiada cantidad el lavado pierde eficacia.

Tipo: Existen en el mercado detergentes para todo tipo de tejidos y lo recomendable es adecuar el tipo detergente a la clase de prenda que queremos lavar: color, ropa oscura, prendas delicadas,…

Temperatura: No es necesario lavar a altas temperaturas para conseguir eliminar las manchas más difíciles. Los detergentes actuales incorporan nuevos componentes que eliminan de forma eficaz la suciedad, incluso a bajas temperaturas. Si la mancha es muy resistente, se recomienda aplicar un tratamiento antes del lavado.

Cubeta: No se aconseja mezclar el detergente con aditivos del lavado  (activadores del lavado, etc). Cuando estos componentes entran en contacto directo con el detergente pueden disminuir su eficacia. Algunas lavadoras tienen cubetas distintas para el detergente y  los activadores del lavado. En caso de no disponer de cubeta específica, se pueden añadir en momentos distintos del ciclo de lavado.