Salsa romesco: receta de la salsa de los calçots

La salsa romesco es la salsa tradicional que acompaña a los calçots. Te explicamos la receta paso a paso para triunfar en tu calçotada.

Saber comprar

28 febrero 2019

Comparte


Es tiempo de calçots. Desde noviembre hasta abril (aunque enero, febrero y marzo son los mejores meses para consumirlos), podemos disfrutar de esta variedad de cebollas tiernas originarias de Valls, en Tarragona,  pero cada vez más extendidas por todo el territorio nacional. La calçotada es, además de un plato típico de la gastronomía catalana, una fiesta en la que los calçots son los protagonistas, aunque son inseparables de la salsa romesco. Los calçots se asan directamente sobre la llama hasta quedar negros por fuera y jugosos y tiernos por dentro, los participantes los comen con las manos, no sin antes haberlos empapado bien en la tradicional salsa romesco, un acompañamiento indispensable que realza el sabor de la cebolla. En las calçotadas, la tradición dicta que los comensales deben colocarse un babero de papel para para no acabar con la ropa perdida.

Como casi en cualquier receta popular, existen tantas versiones de la salsa romesco como cocineros. Si nos fijamos en la receta tradicional, estos son los ingredientes imprescindibles para hacer una buena romesco:

Ingredientes de la salsa romesco

3 tomates maduros
 1 cabeza de ajos
 1 rebanada de pan tostado
 15 g de almendras tostadas
 15 g de avellanas tostadas
 2  ñoras
 250 ml de aceite de oliva
 100 ml de vinagre
 1 guindilla
 Sal

Receta de la salsa romesco

1. Lo primero es rehidratar las ñoras. Las tendremos a remojo desde la noche anterior o al menos durante  4 o 5 horas.  Una vez pasado ese tiempo, quitamos las pepitas y guardamos la carne.

2. Asaremos los tomates y los ajos. Precalentamos el horno a 200ºC e introducimos los tomates 20 minutos y los ajos 15 minutos.

3. Hay que limpiar los tomates, quitarles la piel y las pepitas y pelar los ajos.

4. Podemos aprovechar el calor del horno para tostar la rebanada de pan.

5. Si las almendras están tostadas, pelaremos los frutos secos. Si no, tostaremos las almendras y las avellanas en una sartén.

6. Incorporamos todos los ingredientes al vaso de la batidora o del robot de cocina, añadimos el aceite, el vinagre, la sal y la guindilla y trituramos todos los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea. Rectificamos la sal, la guindilla y el vinagre al gusto.

Como casi en cualquier receta popular, existen tantas versiones de la salsa romesco como cocineros

¿Cómo hacer una salsa romesco para los calçots?

 Si no tenemos tiempo, podemos utilizar el microondas en lugar del horno para asar los tomates y los ajos. En ese caso, solo necesitaremos 4 minutos para los tomates y 2 para los ajos. No olvides practicar unos cortes a los tomates y a la cabeza de ajos para evitar que exploten.

•  Es importante pelar bien las almendras y las avellanas si no queremos que la salsa quede demasiado oscura.

 Podemos modificar la textura de la salsa con el pan. Si vamos a utilizarla para los calçots, mejor que la romesco quede ligera para poder mojar bien en ella, pero si la vamos a utilizar para untar, podemos espesarla más.

 Si preparamos la salsa romesco el día anterior, el sabor será más potente y sabroso.

 También podemos utilizar la salsa romesco para acompañar pescados y verduras asadas e incluso para aliñar ensaladas.