Significado de ladridos y maullidos

El maullido de los gatos, los ladridos del perro o los sonidos de tu conejo pueden decirnos mucho de ellos y de su estado de ánimo. ¿Te gustaría entenderlos?

Mascotas

20 marzo 2019

Comparte

Chica con su perro - ¡Guau! ¡Miau! ¿qué me quiere decir?


En el caso de los perros resulta evidente que cada ladrido es diferente y nos informa del estado emocional del perro. Basta con observar un poco a nuestra mascota para poder entender sus reacciones. Pero los perros no se comunican solo con el ladrido, sino que cuentan con un repertorio que incluye el gruñido, el aullido, el bufido, los gemidos, los gritos, jadeos y suspiros.

Para saber exactamente por qué ladra un perro debemos observar también su lenguaje corporal, sobre todo, la posición de la cola y las orejas. 

Existen algunos ladridos básicos que conviene conocer:

Territorial: ladrido fuerte y repetitivo con el que busca ahuyentar a un intruso.

- De aviso/alarma: ladrido grave y espaciado para avisarnos de algún peligro.

- Por miedo: ladrido corto y agudo que el perro hace, alejándose de la amenaza.

- Para jugar: es un ladrido repetitivo y agudo para invitar a jugar.

-Para llamar la atención: ladrido agudo, insistente y repetitivo.

-De frustración: ladrido compulsivo, en tono alto, en momentos de ansiedad.

- De excitación: ladrido alto, constante y rítmico. Denota que está contento.



Pero, ¿sabías que el ladrido se puede entrenar? Aunque se trata de un entrenamiento que hay que realizar con un educador canino, ya que hay que hacerlo bien para no confundir al perro, podemos conseguir que un perro ‘ladrador’ regule su ladrido con entrenamiento. De esta manera, el perro ladrará o dejará de hacerlo a nuestra orden.

Maullidos

Los gatos también se comunican con los humanos y con otros animales a través del maullido. De hecho, las gatas mamás utilizan el maullido para comunicarse con sus crías y es así como aprenden a comunicarse de manera oral.

Para entender los maullidos de nuestro gato debemos estar atentos a su duración, entonación e intensidad. Además del maullido, el gato se comunica también a través de otros sonidos como el ronroneo, con el que nos hace saber que se encuentra a gusto, o el gruñido. 


Estas son las claves básicas para diferenciar los maullidos:

- Según el destinatario: los gatos se dirigen a otros gatos con un maullido fuerte, pero usan un maullido más suave para dirigirse a las personas.

- De petición: cuando el gato quiere pedirnos algo (comida, agua, salir de la habitación…) utiliza un maullido corto suave.

- De saludo: con un maullido suave.

- De celo: son constantes, largos y muy fuertes.

Conejos

Aunque los conejos se comunican, principalmente, con el lenguaje corporal, ellos también tienen la habilidad de emitir un rango de sonidos muy variado. Observarles es importante para conocer sus necesidades.

Uno de los sonidos más comunes es el resoplido. En conejos machos sin esterilizar es señal de apareamiento, mientras que en conejos esterilizados, ya sean machos o hembras, indica entusiasmo. Si tienes un conejo, lo habrás visto resoplar cuando vas a darle su comida. 

Otros sonidos son: el grito cuando están en peligro; el rechinar de dientes cuando están a gusto; el patear con las patas traseras para avisar de un peligro o el gruñido de las hembras sin esterilizar para defender su territorio.

Pájaros 

Si hay unos animales que nos alegran con sus cantos son los pájaros. A través de este sonido, ellos se comunican con otros pájaros. Aunque se desconoce exactamente cuál es el significado del canto de los pájaros, lo cierto es que escucharles siempre es motivo de alegría.