¡Te ayudamos a elegir el mejor pienso para tu perro!

Si nos preocupa lo que comemos nosotros y nuestra familia, ¿por qué va a ser diferente con nuestras mascotas? Existen muchas opciones a la hora de elegir la comida para nuestro perro, tantas que se hace difícil comparar y elegir un buen pienso. En ocasiones nos dejamos llevar por la publicidad o el packaging, pero ¿cómo escoger un buen pienso para nuestro compañero de cuatro patas? ¡Te damos todas las claves!

Mascotas

5 febrero 2018

Comparte

Preocuparnos por la salud de nuestros perros es también hacerlo por su alimentación. Una buena alimentación siempre es la base para asegurar un correcto desarrollo físico y mental.  Elegir un pienso de calidad para nuestro perro puede llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza, pero si queremos lo mejor para nosotros, también lo queremos para ellos.  ¿Qué cosas debemos tener en cuenta a la hora de elegir el mejor pienso?


1. El tamaño importa

Lo primero que debemos tener en cuenta es el tamaño del perro y su edad. Si el perro es pequeño, las bolas de pienso deberán ser acordes al tamaño de su boca y su dentadura. Las croquetas grandes de pienso solo están recomendadas para razas grandes que puedan masticar y digerir correctamente. Lo mismo ocurre con los perros grandes, si les alimentamos con bolas pequeñas nos las masticarán y será más difícil digerirlas. Respecto a la edad, los fabricantes suelen dividir el pienso en puppy, adulto o sénior, ya que según los años que tenga el can tendrá unas u otras necesidades nutricionales.

2. Aprende a leer las etiquetas

Para conocer la calidad de un pienso, hay que darle la vuelta al paquete y leer la letra pequeña. En la etiqueta debe aparecer el porcentaje de proteínas, grasas, hidratos de carbono, calcio… que contiene el alimento. Los fabricantes están obligados a indicar los ingredientes por orden según la cantidad que tenga de cada uno. Los perros son carnívoros, por tanto, un pienso para perros de buena calidad tendrá en primer lugar carne, pollo u otra proteína de origen animal.  También hay que tener en cuenta que no es lo mismo carne fresca que carne deshidratada, despojos, huesos o carcasas. La carne fresca aporta proteínas de primera calidad, por lo que cuanta más carne de este tipo, mejor será el pienso.

Si le damos a nuestro perro más calorías de las que necesita, estas se convertirán en grasa y engordará

Los hidratos de carbono los aportan los cereales, como el trigo, el maíz y el arroz. Algunos cereales se utilizan como relleno ya que los perros no aprovechan sus nutrientes, no es el caso del arroz, que es altamente digerible por los perros y una gran fuerte de carbohidratos. Si un pienso contiene arroz, no significa que sea de mala calidad. Desconfía si en la etiqueta no se informa del porcentaje de cada grupo de alimentos y si sus principales ingredientes son cereales como el maíz. 



3. Las calorías también cuentan

Igual que ocurre con los humanos, si le damos a nuestro perro más calorías de las que necesita, estas se convertirán en grasa y como consecuencia, engordará. En los piensos de calidad se incluye en el etiquetado el nivel calórico del alimento. Un perro que sale a pasear tres o cuatro veces al día o que practica alguna actividad canina como el agility necesitará más aporte energético que un perro senior que se mueve poco. 


4. ¿Lo digiere bien?

La digestibilidad es también importante a la hora de elegir un pienso. Que un alimento sea digestible quiere decir que el aparato digestivo del perro puede absorber todos los nutrientes y queda poco residuo. Podemos comprobarlo en la cantidad de materia fecal que el animal produce. Mucha materia fecal es igual a baja digestibilidad, es decir, que de todo lo que el perro come, es poco lo que realmente aprovecha.