Tipos de pollo

Blanco, amarillo, ecológico, campero… ¿sabes cuál es la diferencia?

Saber comprar

15 octubre 2019

Comparte


La carne de pollo es una de las más consumidas en nuestro país. Los españoles consumimos, de media, unos doce kilos y medio por persona y año, pero ¿hay un solo tipo de pollo o hay diferentes? Te lo contamos a continuación.

Valor nutricional del pollo

- Fuente de proteínas, con aminoácidos esenciales de fácil digestión. Un filete pequeño de pechuga de pollo nos aporta el 30% de las proteínas diarias recomendadas.
- Bajo contenido en grasas.
- Aporta vitaminas del grupo B, fundamentales para el buen funcionamiento del sistema nervioso.
- Es fuente de minerales, como el fósforo que ayuda a cuidar los huesos y dientes. También nos aporta hierro, imprescindible para la formación de los glóbulos rojos, y potasio, que ayuda al buen funcionamiento de nervios y músculos.


Pollo blanco o amarillo ¿de qué depende?

El color de la carne de pollo no tiene nada que ver con su origen ni con la calidad. Depende, en gran medida, de la alimentación que se le dé al animal.

El pollo es originario de Asia, donde no había maíz, por lo que, en sus orígenes, era blanco. A medida que se incorpora maíz en la alimentación, puede afectar a la coloración de la carne, ya que, si se le da una dieta más alta en maíz, el pollo no lo asimila todo y lo deposita en la piel, que se pone amarilla.



Diferencias entre los tipos de pollo

- Convencional: es el pollo blanco (raza broiler), de 35-50 días de vida. Como no ha completado su crecimiento, presenta un hueso débil que, a menudo, puede parecer un cartílago. Se crían en un sistema extensivo, en granjas con espacio suficiente donde pueden moverse, nunca en jaulas y, a medida que crecen y aumentan de tamaño y peso, los criadores van dando a los pollos más espacio.

- De crecimiento lento: son los pollos de corral, de granja o camperos. Estos pollos van haciendo más grasa a lo largo de su crecimiento, lo que les da un sabor más pronunciado. La cría de pollo de corral no dista mucho de la cría de pollo convencional. La principal diferencia es que se les deja crecer más tiempo para que alcancen tamaños y pesos más altos. Las razas utilizadas son: pollo amarillo “redbro” o “red label”, aunque una parte considerable de criadores utiliza el mismo pollo blanco que el pollo industrial (broiler) de crecimiento rápido. Al haber tenido un crecimiento más largo, presenta huesos más formados y duros que suponen una carne más hecha y sabrosa. Se suele alimentar al 100% con cereales, de los que el 60-65% es maíz, lo que le da un color amarillo.

- Ecológico: la principal diferencia con los dos anteriores es la alimentación, que se realiza con piensos ecológicos, procedentes de cultivos ecológicos. También es de crecimiento lento. Lleva en la etiqueta el logotipo ecológico europeo (cuadrado verde con hoja hecha de estrellas blancas)


Beneficios de la carne de pollo

- Saludable: es una carne baja en grasa y en calorías y rica en proteínas, lo que la hace ideal para el mantenimiento del peso.

- Sabrosa y tierna: tiene una combinación única de textura y sabor, perfecta tanto para niños como para personas mayores.

- Económica y versátil: es una de las carnes más asequibles del mercado y se puede comprar entero, despiezado o por partes: alas, pechugas, muslos... con los que elaborar multitud de recetas y admite diversas combinaciones con alimentos y condimentos.

- Confiable y disponible: ya que está producido con los estándares más altos de calidad y lo podemos adquirir todos los días del año.