Adoptar mejor que comprar 

España es el país de Europa donde más animales se abandonan. Las cifras hablan de 300.000 mascotas al año, lo que supone unos 800 abandonos al día. Si hemos decidido tener un animal en casa,  antes de comprarlo deberíamos plantearnos la posibilidad de adoptar uno en alguna de las muchas protectoras de animales que existen en nuestro país. 

Mascotas

24 julio 2017

Comparte


Las Sociedades Protectoras de Animales y Plantas (SPAP), que suele ser su nombre genérico, son entidades sin ánimo de lucro, cuyo fin principal es ayudar a los animales que han sido abandonados, defender sus derechos y respetar el medio ambiente. Generalmente, se suelen centrar en los animales de compañía, mayoritariamente perros y gatos, por ser los que más abandonan, aunque también acogen animales salvajes o cimarrones (que no se pueden domesticar). Rechazan el sacrificio, salvo en casos excepcionales.

Realizan labores de ayuda para perros y gatos perdidos, para que sus dueños los puedan recuperar. Algunas se especializan en la recuperación de animales maltratados, o en el trato de razas caninas potencialmente peligrosas. Además, realizan campañas de concienciación y sensibilización contra el abandono y en defensa de los derechos de los animales.


Adopción, la mejor ayuda

Una de las labores fundamentales que realizan las protectoras de animales es gestionar adopciones para darles un hogar a los animales que han sido abandonados o maltratados. Por dicho motivo, si te gustaría tener un perro o un gato en casa, una buena opción podría ser ésta. Las adopciones son gratuitas, aunque se debe abonar los gastos derivados de la analítica, desparasitación e identificación con microchip. Si no conoces ninguna protectora de animales, puedes preguntar en el ayuntamiento de tu localidad o realizar una búsqueda en internet, donde podrás ver las fotos de los ‘candidatos’ y sus características.

La mayoría de las protectoras de animales se encuentran desbordadas por el incremento de abandonos de animales



Por otro lado, las protectoras también tienen animales que requieren unos cuidados especiales, además de los veterinarios, fuera del entorno del resto de animales para recuperarse y que puedan volver luego al refugio para ser adoptados. Son los hogares de acogida para:

- Cachorros, hasta que superen la etapa de vacunación y su sistema inmunitario esté más fuerte.

- Animales heridos por accidentes o cirugías, para que su recuperación sea más rápida y segura.

- Animales con enfermedades crónicas, discapacitados y ancianos.


Cómo colaborar

La mayoría de las protectoras de animales se encuentran desbordadas por el incremento de abandonos de animales y porque también se han reducido sus ingresos debido a la crisis económica. Son varias las opciones para colaborar:

• Hacerse socio de una protectora.

• Dar donativos económicos o de materiales para los animales.

• Colaborar como voluntario, sacándoles a pasear, poniéndoles de comer, limpiando o divulgando información.

• Apadrinando los animales que se encuentran en la protectora.

 

Sabías que…

- España es el país de la UE donde más abandonos de animales se producen: unos 300.000 al año, según datos de la Federación de Asociaciones de Protección Animal de Madrid (Fapam). La crisis económica ha disparado los abandonos, que se concentran, sobre todo, en el periodo estival.

- Las agencias de control de animales, también conocidas como protectoras municipales o perreras, son contratadas por los ayuntamientos para recoger animales vagabundos. La principal diferencia con las protectoras es que, una vez pasado un tiempo límite sin que el animal sea adoptado por nadie, lo sacrifican.

- En España, cada comunidad autónoma tiene su propia legislación sobre protección animal.