Cómo cuidar la piel en verano

La piel de un niño debe cuidarse durante todo el año, pero cuando suben las temperaturas todavía es más importante protegerla.

Cuidado infantil

24 abril 2020

Comparte


La piel es el mayor órgano del cuerpo: impide que penetren gérmenes en el interior del organismo, nos abriga del frío exterior y es nuestra primera barrera contra el calor. La piel de los niños es mucho más frágil que la del adulto y requiere unos cuidados específicos.

Protector solar

¿Cómo proteger a los niños de los rayos solares? ¿Cada cuánto hay que aplicar la crema solar en los niños? ¿Debo protegerlo aunque no se exponga al sol? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes cuando hablamos de protección solar e infancia. Estos son algunas de las ideas básicas.  

 Protección solar todo el año: se recomienda mantener la protección solar durante todo el año con independencia de la exposición y la intensidad del sol, y si es posible, se recomienda usar cremas del factor 50 o ‘pantalla total’.

• En la playa y también en la montaña: hay que mantener las precauciones, aunque estemos en el campo o en la montaña. El uso de gorros es muy recomendable.

• Evitar la exposición: conviene evitar en la medida de lo posible las temperaturas extremas y la exposición al sol durante las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas.

• Aplicar con frecuencia: es aconsejable utilizar protector solar cada dos horas y aplicarlo también tras el baño o haber practicado ejercicio físico.

 Tejidos ligeros: es conveniente elegir prendas de algodón o hilo, sobre todo, si están en contacto con la piel de los pequeños.

• Reforzar las precauciones con complementos como gorras y camisetas.

• Los protectores solares evitan las quemaduras, ayudan a prevenir el fotoenvejecimiento y reducen el riesgo de padecer cáncer de piel.



Cuidados de la piel

Tan importante es proteger la piel de los pequeños con un solar específico, como mantener los cuidados básicos de limpieza e hidratación.

Y si la limpieza diaria, sobre todo de las zonas más expuestas, como son cara y manos, es fundamental, no lo es menos un buen aclarado que elimine los restos de jabón que podrían resecar la piel.

La piel del bebé

A los bebés no se les puede aplicar cremas fotoprotectoras hasta que no hayan superado los seis meses de vida. Antes de esa edad se recomienda no llevarlos a playas o piscinas.
La piel de los bebés es especialmente sensible y conviene mantenerla lo más limpia y seca posible. La zona del pañal requiere de una hidratación extra con productos específicos para evitar irritaciones.

Se desaconseja, al menos hasta los 3 años, el uso de acondicionadores de cabello y otros productos cosméticos, ya que pueden irritar el cuero cabelludo.