De vacaciones con nuestro perro

Irse de vacaciones ya no significa renunciar a la compañía de nuestras mascotas. Cada vez son más los alojamientos que permiten la estancia de perros y gatos. A la hora de viajar, hay que pensar en ellos. Te ofrecemos algunos consejos para un viaje y una estancia feliz.

Mascotas

13 julio 2017

Comparte


ANTES DE SALIR DE VIAJE

Lo más importante es tener a tu perro al día con las vacunas, antiparasitarios y revisiones veterinarias. Todo ello debe figurar en el pasaporte del animal, que debemos llevar con nosotros cuando viajamos con él.

A la hora de hacer la maleta de ‘nuestro compañero perruno’, no debemos olvidar su pienso y sus chuches preferidas, algún juguete y, por supuesto, su cama. También es recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil, por si nuestro animal rompe algo o causa algún daño a terceros durante nuestra estancia vacacional.

ELEGIR EL DESTINO

Si elegimos viajar con nuestra mascota, lo ideal es elegir un destino en el que también pueda disfrutar, como en zonas de montaña, río o playa, donde tu perro podrá disfrutar con toda la familia. Además de ofrecerle la dosis de actividad al aire libre que durante el año no siempre tenemos.  

Por supuesto, necesitamos un alojamiento ‘petfriendly’ (que admitan animales, principalmente perros), cuya oferta es cada vez mayor en España y Europa. Hoteles, casas rurales, campings, apartamentos e incluso en algunos paradores nacionales admiten ya mascotas. Pero, para no llevarnos sustos, es recomendable llamar antes de reservar porque muchos de estos alojamientos tienen límite de peso y de número de perros que admiten por persona.



TRANSPORTE

Si elegimos un medio de transporte diferente a nuestro coche, como barco, autobús, tren o avión, debemos consultar antes las condiciones para viajar con nuestros animales.

Si vamos en nuestro coche es muy importante saber que si elegimos llevarlos en los asientos traseros, deben llevar un arnés, a ser posible de doble anilla, y el cinturón de seguridad. Podemos llevarlos en el maletero, siempre que éste sea abierto sin bandeja y tenga una reja de separación para que haya ventilación. En estos casos, el transportín de tu perro o gato podrá ir en el maletero, pero colocado de forma transversal al sentido de la marcha. Si el transportín es pequeño y va dentro del coche, nunca lo colocaremos encima de los asientos, sino en el suelo, detrás de los asientos del conductor y copiloto.

No olvides parar cada cierto tiempo a descansar, estirar las patas y beber agua. Y sobre todo, nunca los dejes solos en el coche, sean perros o gatos, porque un golpe de calor se da en menos de 5 minutos.

YA HEMOS LLEGADO 

Una vez en nuestro hotel o camping, el principal consejo es disfrutar. Darle a nuestro compañero animal las horas de juego y naturaleza que merece, dejarle correr, olfatear, hacer la croqueta, ensuciarse de barro… en definitiva, dejarle ser un perro.

Debemos ponerle al perro un collar identificativo con nuestro número de teléfono o un GPS porque, si vamos a cambiar de comunidad autónoma y, sobre todo, de país, el chip no puede leerse, ya que los censos funcionan sólo a nivel autonómico.

Y si vamos a un chalet o apartamento en el que estemos la familia sola, nuestro gato, pájaro o hámster también nos puede acompañar, aunque, lamentablemente, no podrán disfrutar de las actividades que hagamos fuera de la casa. Aunque a veces, lo que importa es estar juntos ¿verdad?