Desodorantes, ¿cuál elegir?

Roll-on, spray, crema, con aloe vera, hidratante… son muchos los formatos de desodorantes que existen hoy en día, pero ¿cómo saber cuál es el que más nos conviene?

A examen

30 julio 2018

Comparte


Actualmente existe una gran variedad de desodorantes y antitranspirantes, tanta que muchas veces no sabemos muy bien cuál elegir. Todo depende de nuestras necesidades: eliminar el sudor, que huelan bien, que sea duradero, que no manche…


Factor principal: el sudor

El sudor, per se, no huele mal. Es un conjunto de agua y sales que regulan la temperatura de nuestro cuerpo y, a la vez, elimina agua y toxinas. La temperatura natural del cuerpo gira entorno a los 37º, pero cuando, por cualquier causa (clima, nerviosismo, etc.), ésta varía, el organismo reacciona segregando sudor para enfriar nuestro cuerpo y recuperar el equilibrio térmico, es en este punto cuando el sudor se encuentra con las bacterias y se produce el olor.


El sudor como tal no huele mal, son las bacterias que se alojan en él las que producen el mal olor característico de la transpiración.


¿Desodorante o antitranspirante?

Aunque ambos parecen lo mismo presentan unas diferencias bien marcadas. La función principal del desodorante es la de enmascarar el posible mal olor con un olor agradable y normalmente tiene una efectividad entre 10 y 12 horas. Es decir, el cuerpo transpira normalmente, se suda pero no huele, gracias a que controla el crecimiento de las bacterias. Estos productos no son recomendables para las personas que tengan un olor corporal fuerte.

Por su parte, los antitranspirantes evitan la secreción del sudor porque taponan las glándulas sudoríficas y, así, regulan la transpiración. Su duración suele ser mayor que la del desodorante y, además, evitan el crecimiento de bacterias, mientras que el efecto bacteriano en el caso de los desodorantes es menor y mucho menos duradero.

Y, ¿cómo elegir entre uno u otro? Normalmente se aconseja a personas que sufren hiperhidrosis (sudor excesivo) que usen antitranspirantes. Para el resto, depende del tipo de vida: a una persona sedentaria le basta con ponerse desodorante una vez al día, pero la gente que, por ejemplo, practica deporte, necesitará usarlo más veces.

También es importante asegurarnos antes de elegir el producto de que no somos alérgicos a alguno de los compuestos. Y, por supuesto, el ejercicio prueba-error-acierto también juega un papel importante, tendremos que ir probando hasta que encontremos el producto que mejor se adapte a nuestras necesidades.


Distintos formatos, diferentes usos


SPRAY

Permite vaporizar el producto por todo el cuerpo, e incluso por la ropa. Es muy fácil de usar,proporciona sensación de frescor. Pueden ser con antitranspirantes o desodorantes con base alcohol. Hoy en día podemosencontrar formatos ‘mini’ para llevar en el bolso o cuando vamos de viaje.



ROLL-ON

Muy práctico. Al rodar la esfera empapa la piel con un líquido que en seguida es absorbido, produciendo una agradable sensación de frescor. No se recomienda el uso compartido, por estar en contacto directo con la piel.



BARRA 

Este formato no suele dejar manchas y, además, es uno de los formatos más duraderos y económicos. Igual que el roll-on, mejor no compartir.


CREMA

Está destinado, sobre todo, a pieles sensibles porque no suele contener alcohol. Hay que ir con cuidado porque a veces mancha la ropa.




A parte de los diferentes formatos, hoy en día podemos encontrar desodorantes específicos para, por ejemplo, retrasar la aparición del vello, para pieles sensibles o antimanchas… Una gran variedad para todos los gustos.


Consejos prácticos

- Lava la zona con agua y jabón antes de aplicar el producto y también antes de irte a dormir. No conviene tenerlo más de 24 horas.

- Seca bien la piel antes de ponerte el desodorante.

- Espera a que la piel lo absorba antes de ponerte la ropa.

- Si acabas de depilarte, espera unas horas antes de aplicártelo.

- Por la noche no se recomienda el uso de antitranspirantes.

- Si tu piel es sensible al alcohol o otro tipo de producto como alérgenos del perfume, revisa los ingredientes antes de elegir el producto.

- Hasta la pubertad, no es necesario el uso de desodorantes.