Maskné: el acné provocado por la mascarilla

La mascarilla se ha convertido en un complemento más a la hora de salir de casa, pero su uso puede provocar cambios en la piel. Te contamos más sobre el maskné.

Salud y BELLEZA

28 septiembre 2020

Comparte



¿Qué es el maskné?

 El maskné es el nuevo problema en la piel que se están encontrando muchos dermatólogos en la actualidad, y responde al acné producido en la zona que cubre la mascarilla: nariz, boca, barbilla y la parte más baja del mentón.

La fricción de la mascarilla, además del hecho de llevar la zona durante tanto rato tapada sin dejarla respirar y acumulando la humedad, son los motivos por los que nuestra piel se daña y reacciona con brotes de acné, rojeces o irritación. Una situación que puede agravarse si, además, no se usan productos adecuados o no se tiene un especial cuidado de la piel, y de esta zona en particular.
Si por necesidad laboral o social debemos llevarla durante muchas horas seguidas, los expertos recomiendan hacer un pequeño descanso y retirar la mascarilla durante 5 o 10 minutos por cada hora que la llevemos puesta, siempre y cuando podamos apartarnos a un lugar seguro y mantener la distancia recomendada.


Si utilizamos una mascarilla de tela, debemos lavarla regularmente para eliminar restos de gérmenes, sudor y otros componentes 

¿Cómo tratar el acné en la barbilla y zonas afectadas?

  1. Limpieza facial. Intensificaremos la limpieza facial; no hace falta usar productos muy agresivos, pero sí es momento de incorporar estas nuevas rutinas de limpieza al menos dos veces al día, por la mañana y por la noche.
  2. Hidratación. Ahora es más importante que nunca mantener la piel bien hidratada para conservar la barrera protectora de la piel. Eso sí, debemos usar los productos más grasos para la noche. Tendremos que adaptar la crema a cada tipo de piel. Para pieles grasas, conviene elegir un gel oil free. Para la mixta o normal, una loción. Y para la piel seca, una textura más crema.
  3. Evitar productos agresivos como ácidos y exfoliantes. Si usamos productos con ácidos o retinoles podemos dejar de hacerlo durante un tiempo o dejarlos para la noche, ya que pueden favorecer la irritación.
  4. Evitar maquillajes. Debemos reducir el uso de maquillaje mientras se usa la mascarilla, ya que sus formulaciones pueden obstruir los poros. Si sumamos la humedad podría afectar a la producción de sebo y, como consecuencia, conducir a su obstrucción.
  5. Elección de la mascarilla adecuada. Siguiendo siempre las indicaciones sanitarias y respetando las normas UNE correspondientes de protección, debemos tener en cuenta que, si utilizamos una mascarilla de tela, debemos lavarla regularmente para eliminar restos de gérmenes, sudor y otros componentes que se acumulan en la piel y crean impurezas. Si, por el contrario, nuestra mascarilla es desechable, la utilizaremos únicamente durante el tiempo recomendado y después la cambiaremos por una nueva.
  6. Si ya tenemos indicios de este tipo de acné, lo mejor es que acudamos a un especialista para que nos ayude con el tratamiento adecuado.