Propiedades del yogur, fuente de salud

El yogur es un alimento tradicional en la dieta mediterránea y por sus características nutricionales y sus beneficios para la salud, es una opción idónea para una dieta saludable y equilibrada.

A examen

19 junio 2017

Comparte


El yogur es un producto lácteo que se obtiene a partir de la fermentación de leche, normalmente de vaca, con dos bacterias beneficiosas para la salud: Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. Es un alimento saludable porque contiene millones de microorganismos vivos o probióticos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran a las concentraciones adecuadas, ejercen un efecto fisiológico que es beneficioso para la salud del consumidor.

Sabías que los primeros yogures se vendieron en farmacias por sus cualidades saludables.

Propiedades del yogur

Entre los beneficios aceptados para la salud, la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) destacan:

- Alto valor nutricional: los yogures aportan un elevado contenido de nutrientes en relación a su contenido calórico. Se trata por lo tanto de un alimento apropiado en todas las etapas de la vida, que aporta múltiples beneficios con un aporte reducido de energía y grasas (en sus versiones semidesnatada y desnatada). Además, aporta proteínas de alta calidad, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales, especialmente calcio y fósforo; y es de fácil digestibilidad.

- Es una excelente fuente de calcio que se absorbe mejor que el de otros alimentos, por lo que cobra especial relevancia en las etapas de crecimiento y madurez de las personas.

- Los cultivos del yogur mejoran la digestión de la lactosa del producto en las personas con problemas para digerir la lactosa.

- Aumento de la absorción de calcio. Los estudios disponibles muestran que la ingesta de yogur se asocia de forma positiva a la absorción de calcio en personas adultas y también en personas intolerantes a la lactosa por ser de mejor absorción que la leche, por ejemplo.



En este marco, la FESNAD ha presentado recientemente un consenso sobre el papel del yogur y otras leches fermentadas en la alimentación saludable de la población española. Este consenso ha servido de base a la Asociación Española de Fabricantes de Yogur y Postres Lácteos Frescos (AEFY) para lanzar la campaña de concienciación “1 yogur al día”, que tiene como objetivo promover la incorporación del yogur dentro del consumo diario y variado de lácteos para alcanzar la ingesta de nutrientes esenciales como el calcio.

Variedades de yogur

Actualmente existen muchas variedades de yogur y, más allá del yogur convencional, los ingredientes y el modo de elaboración determinan los distintos tipos de yogur: yogur: líquido, helado, leches fermentadas, etc.

Yogur líquido

Mantiene las mismas propiedades e ingredientes que un yogur convencional pero cambia su preparación, ya que se presenta en formato líquido para poder beber en lugar de tomarlo en cuchara.

Esta variedad de yogur ha avanzado y últimamente se pueden encontrar varios tipos de yogur líquido, tanto en versiones enteras como en versiones desnatadas o con un 0% de materia grasa.

Yogur desnatado

Acostumbra a tener un 0% de materia grasa por lo que, a diferencia del yogur convencional, incluye un menor aporte energético sin variar el resto de propiedades nutritivas y beneficiosas del yogur.

Leches fermentadas

Son las que, además de los microorganismos propios del yogur (las Lactobacillus bulgaricus y las Streptococcus thermophilus), contienen otros ingredientes. Pueden ser bacterias diferentes y adicionales, así como otros elementos como esteroles vegetales en el caso de los lácteos reductores de colesterol.

Yogur helado

Se trata del yogur convencional sometido a un proceso de congelación. Conserva las mismas propiedades nutricionales que cualquier yogur pero cambia su presentación.

Actualmente está muy de moda su consumo y puede acompañarse con otros alimentos como trozos de fruta, cereales o chocolate.