Kéfir: qué es y tipos 

¿Qué es el kéfir? ¿Cómo comerlo? ¿Aporta beneficios a la salud? Resuelve aquí todas tus dudas sobre este tipo de leche fermentada.

A examen

4 marzo 2020

Comparte


El kéfir es un producto lácteo fermentado, parecido al yogur, que puede encontrarse, tanto para beber, como para tomar con cuchara. Se fermenta a través de la acción combinada de levaduras y bacterias lácticas; un cultivo preparado a partir de gránulos de kéfir, Lactobacillus kefiri, especies del genero Leuconostoc, Lactococcus y Acetobacter que crecen en una estrecha relación especifica. Los gránulos de kéfir constituyen tanto levaduras fermentadoras de lactosa (Kluyveromyces marxianus) como levaduras fermentadoras sin lactosa (Saccharomyces unisporus, Saccharomyces cerevisiae y Saccharomyces exiguus).


Se denomina kéfir, tanto a los gránulos o nódulos utilizados para su producción, como al líquido resultante.


La diferencia del kéfir con otras leches fermentadas es el uso de levaduras, responsables del sabor burbujeante producido por el subproducto gaseoso (dióxido de carbono). El dióxido de carbono es un residuo, fruto de la fermentación alcohólica que realizan las levaduras con los componentes de la lactosa (azúcar de la leche). Esta reacción es posible sólo si existen las levaduras.


Parece ser que kéfir, en turco, significa “bendición” o “sentirse bien” y se lleva consumiendo desde hace muchos años en Europa oriental y Asia, en países como Bulgaria, el Cáucaso, los Balcanes o Turquía, entre otros países, por sus beneficios digestivos.

Tuna is one of the most widely eaten blue fish in Spain. Its nutritional composition rich in omega-3, proteins, vitamins and minerals, makes tuna a very beneficial fish for our health. In addition, as it can be eaten both as a fillet and tinned, it makes this fish suitable to accompany a large number of dishes. 



 

Tipos de kéfir 

El kéfir puede cultivarse de forma casera en agua o leche, a partir de los gránulos de kéfir. 

Kéfir de leche: el producto resultante tiene una doble fermentación, la de los gránulos del hongo y sus bacterias y la del azúcar de la propia leche:

♣Se ponen 2 -3 cucharadas de gránulos de kéfir en un tarro de cristal y se le añade 750 ml de leche fresca o uperizada (UHT). La leche puede ser de vaca, de cabra, etc., pero debe ser entera. Debe quedar una tercera parte del tarro vacía para dar cabida a los gases de la fermentación.

♣Se dejan los gránulos y la leche reposar en la nevera durante 24 horas, tiempo que se produce la doble fermentación. También se puede dejar reposar a temperatura ambiente.

♣Luego, se cuela el líquido y ya está listo el kéfir de leche. Si queremos hacer más, solo hay que ir añadiendo más leche a los nódulos. El kéfir de leche es más sabroso que el de agua, de textura suave y sabor algo ácido.


Kéfir de agua

Si se quiere elaborar el kéfir con agua, se debe añadir azúcar a los gránulos para facilitar la fermentación, además de utilizar agua de manantial. El tiempo de fermentación ronda las 48 horas, y se pueden añadir a la mezcla, cáscara de limón o dátiles para darle sabor al agua de kéfir. Algunas de las ventajas del kéfir de agua frente al de leche es que lo pueden tomar personas veganas y también aquellas que sean intolerantes a la lactosa.

No obstante, si no queremos complicarnos haciendo kéfir casero, existen en el mercado distintas posibilidades para comprarlo ya hecho.



Beneficios del kéfir

El kéfir es un probiótico que facilita la digestión y mejora las defensas del organismo. Al igual que el yogur, se considera un alimento de efecto probiótico, lo que significa que influye de manera beneficiosa sobre correcto equilibrio de la flora intestinal.

Su aporte calórico y composición nutricional dependerá de la leche de la que parta (vaca, oveja, cabra...). El kéfir es fuente de calcio.