Estas son las tres razas de gatos más cariñosos

La independencia de los gatos es una de sus características más comunes. Sin embargo, en este artículo destacamos cuáles son las razas de gatos más cariñosos.

Mascotas

12 noviembre 2020

Comparte


De los gatos solemos decir que son animales esquivos, incluso ariscos, con un alto grado de independencia respecto a las personas. Sin embargo, muchos dueños comentan que el caso de su mascota es diferente, porque su gato se muestra tan cariñoso como un perro. Ciertamente, no se puede generalizar sobre toda la especie, ni siquiera sobre una raza en concreto, pero sí que hay algunos tipos de gatos a los que se atribuyen cualidades más afables.

En la medida en que el felino sea curioso y pierda el miedo a las personas que le rodean, le gustará compartir su tiempo y participar en lo que está sucediendo en el hogar, ya sea caminar por la cocina mientras preparamos la comida o tenderse tranquilamente en el sofá cuando vemos la televisión. A continuación, hablamos de las tres razas de gatos más cariñosos, y que, históricamente, han pasado mucho tiempo en el regazo de los humanos.
Pero antes, una aclaración importante: todo animal es merecedor de amor y está dispuesto a devolverlo, sin importar que hablemos de un gato de raza o de un gato mestizo.


¿Cuáles son los gatos más cariñosos?

· Los siameses

Tal vez su rostro indique lo contrario, pero los siameses son gatos muy acostumbrados a la vida doméstica y adoran estar con personas que les presten atención. De hecho, si se quedan solos en casa, son capaces de esperar a sus dueños tras la puerta o mirando por la ventana, como si de perros se tratase. Al presumir de un carácter muy activo y especialmente juguetón, también se les considera buenos compañeros para los niños.

Para entender el apego de los siameses por las personas, tenemos que remontarnos a la vida de sus antepasados, ya que provienen del antiguo reino de Siam, actualmente Tailandia, donde se les consideraba parte de la nobleza. Esto también explica sus movimientos elegantes y su porte señorial. Además de gatos cariñosos, son sensibles e inteligentes.


·Los “ragdoll”

“Ragdoll” significa muñeca de trapo, y el nombre no es precisamente casual. A estos gatos les encanta dejarse coger en brazos, como si de peluches se tratase. Son mansos y afables con las visitas, pueden permanecer inmóviles y tranquilos junto a sus dueños, sin inmutarse, por lo que suelen tener una relación estrecha con las personas mayores.

La raza proviene de California y es fruto de distintos cruces, que han dado como resultado un menor instinto de caza y una mayor docilidad ante los humanos. También disfrutan compartiendo hogar con otros animales, como los perros, con los que raramente suelen mantener conflictos. Los hay de distintos colores, pelajes y tamaños; todos cual muñecos.


·Los persas

Por último, una de las razas más populares: el 75% de los gatos de pedigrí son persas. Con estos datos, no es de extrañar su deje aristocático. La naturaleza del gato persa –que en realidad procede de Rusia– es muy presumida. No solo disfruta recibiendo cariño, sino que lo pide, y nada le gusta más que dejarse acicalar durante horas, entre otras cosas, porque su largo pelaje requiere de cuidados especiales y de cepillado diario.

Tiene un carácter tranquilo, sosegado y cariñoso. Les encanta acurrucarse junto a sus dueños, aunque su instinto de protección se acentúa con las personas desconocidas. Por lo general, permanecen mansos y es raro que dañen la casa con trastadas. Mientras se les demuestre el cariño que ellos saben que merecen, todo irá como la seda.