Vuelta al cole 2020: consejos para una vuelta segura

La vuelta al cole 2020 indudablemente ha sido diferente, llena de mucha incertidumbre y con muchas dudas para padres y docentes, pero no debemos olvidar poner todo de nuestra parte para que siga siendo segura. Te damos unos tips para ello.

Cuidado infantil

19 octubre 2020

Comparte

Este año, la vuelta a las aulas ha supuesto todo un reto no solo para los centros educativos, también para los padres y madres y los propios alumnos, que han vuelto a la rutina después de pasar seis meses en casa debido a la pandemia. Un inicio de curso que ha estado marcado por la obligación de la mascarilla y las aulas burbuja. Después de casi un mes del inicio de las clases, debemos seguir manteniendo las normas iniciales y no bajar la guardia para que los centros educativos sigan siendo lugares seguros para nuestros hijos. 


Mantener el distanciamiento físico

Aunque cada centro ha establecido un protocolo de actuación para mantener la distancia entre los alumnos y el personal docente, es fácil que a la entrada o salida del colegio se agolpe en la calle una gran cantidad de gente.  Hay que tratar de mantener una separación de por lo menos 2 metros de distancia con el resto de personas. Es normal que los pequeños, al ver a sus amigos, dejen de respetar las distancias, pero debemos hacerles entender que este año es importante no dar besos, abrazos, hacer grupitos en el patio…


El uso de la mascarilla es fundamental

El uso de la mascarilla es una de las medidas más importantes para frenar el coronavirus. De nada sirve llevarla si no enseñamos a los niños a quitársela y ponérsela como es debido. Para que se sientan más cómodos, encuentra una mascarilla con un estampado que les guste, quizás con algunos de los personajes de su serie o dibujos animados favoritos. No olvides ponerles en la mochila una mascarilla de repuesto y un sobre o un portamascarillas para que puedan guardarla en caso de que necesiten quitársela. 

Tomar la temperatura a diario

A partir de ahora, debemos incorporar una nueva rutina cada mañana. Después de que los pequeños desayunen, se aseen y se vistan,  es importante tomarles la temperatura antes de acudir al centro. Ante cualquier síntoma o fiebre, mejor quedarse en casa y contactar con el centro de salud.


Concienciar, pero con calma

Los niños deben conocer los detalles de la enfermedad: qué es, cómo se trasmite, cuáles son los síntomas y cómo se combate. Sin embargo, los padres debemos transmitir a los pequeños tranquilidad y confianza. Si les trasladamos temor e inseguridad, estos sentimientos acabarán por generarles un malestar que puede manifestarse de muchas formas.  El estado de ánimo de los progenitores es clave en el desarrollo de los menores, pero mucho más ahora. Tampoco hay que descargar en ellos la responsabilidad de un posible contagio. Es necesario comunicarnos con los niños con serenidad y calma, lanzando mensajes breves, claros y adaptados a su edad y remarcando que tanto los padres como profesores y trabajadores del centro están supervisando y garantizando su seguridad.