Hábitos saludables: Los 5 más recomendados para cuidarte

Comer sano, practicar deporte, ejercitar el cerebro y más, para cuidarnos por dentro y por fuera. Te traemos los 5 hábitos saludables para cuidar tu salud el próximo 2020. ¡Descúbrelo ahora!

Salud y BELLEZA

20 diciembre 2019

Comparte

5 hábitos saludables

1. Beber más agua

¿Crees que bebes suficiente agua al día? Según los últimos estudios y encuestas, los españoles estamos por debajo de la media de la Unión Europea en consumo de agua, con 1,7 litros al día de media en hombres y 1,6 litros en mujeres. Dos tercios de nuestro peso corporal es agua, que ayuda a transportar nutrientes, eliminar toxinas, regular la temperatura, amortiguar nuestras articulaciones e interviene en la mayoría de reacciones químicas de nuestro cuerpo. También influye en la salud de nuestra piel. De hecho, una mala hidratación puede causarnos problemas de fatiga y atención, e incluso, influir en nuestro humor. 

Así que, proponte beber unos 2 litros de agua al día, más o menos, comenzando con un vaso de agua al despertar y también a lo largo de la mañana y la tarde, aunque no tengas sed. Te ayudará llevar una botella de agua siempre contigo: en el trabajo, en el coche, el gimnasio…


2. Mantener una dieta equilibrada

Seguro que conoces la importancia de llevar una dieta sana y equilibrada. No solo para evitar engordar, sino para cuidar tu salud y otra serie de problemas, como la diabetes o la hipertensión.

Plantéatelo en serio esta vez, apostando por una alimentación variada, evitando los fritos y el alcohol, con el siguiente reparto de calorías aproximado en la cabeza: 50-55% de hidratos de carbono, destacando las frutas y verduras, las legumbres y los cereales integrales; 30-35% de grasas, primando el aceite de oliva y las grasas omega 6 y omega 3; y 10-15% de proteínas, equilibrando las de origen animal (carne, pescado y huevos) con las de vegetal (frutos secos, cereales y legumbres). Los nutricionistas aconsejan realizar 5 comidas al día: 3 más fuertes y 2 tipo tentempié.

 Especial importancia tiene el empezar bien el día, sin saltarse el desayuno, una regla de oro que no debemos olvidar. Para cumplir con este propósito, planifícate los fines de semana el menú de desayuno, comida y cena para cada día de la semana siguiente y así será más fácil seguirlo.


5 hábitos saludables


3.  Practicar algún deporte

Saca tiempo de donde sea para moverte y realizar algún tipo de ejercicio físico y sé intransigente cuando vengan los momentos de pereza. Verás qué bien te encuentras, pasadas las primeras semanas de agujetas. Lo recomendable es practicar una actividad física de forma constante, es decir, unas tres veces por semana y con una duración mínima de treinta minutos.

 Los beneficios de dicho ‘esfuerzo’ son múltiples: mejora de la autoestima, influye en la memoria, disminuye el estrés y la ansiedad porque se libera dopamina y serotonina, ayuda a relajarse y a dormir y aumenta el rendimiento laboral y escolar, entre otros.

4. Dormir el máximo número de horas

¿Sabías que entre un 20-30% de españoles no duermen bien? Los expertos recomiendan dormir entre 7 y 8 horas seguidas durante la noche para personas adultas. Tan importante como el tiempo que se duerme, es la calidad del mismo. La falta de sueño puede aumentar el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad, hipertensión y otras enfermedades, además de afectar al bienestar general y a la calidad de vida, según la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Por eso, es tan importante seguir unas ‘rutinas’ antes de irnos a dormir, como respetar los horarios, incluso los fines de semana; no tomar bebidas estimulantes con cafeína o alcohol; apagar el móvil y los aparatos electrónicos media hora antes de irnos a dormir; leer un rato y relajarse, intentando limpiar tu mente de preocupaciones. Así disfrutarás de un sueño plácido y reparador.

5. Practicar relajación antiestrés

Según el INE, más del 60% de los españoles sufre algún tipo de estrés en el entorno laboral, lo que influye sobre su salud, psicológica y física. Entre las consecuencias del estrés están una reducción del rendimiento, la atención y la motivación del trabajador. Si consideras que estás en ese grupo, debes ponerle remedio para evitar tener algunas de sus consecuencias, como depresión, insomnio o adicción al trabajo. Hacer ejercicio, llevar una dieta sana, evitando la ingesta de excitantes como el tabaco, el café o el alcohol, realizar actividades divertidas para distraerse y desconectar del trabajo, así como aprender a relajarse, controlando la respiración, pueden ser un buen comienzo.

 Proponte en este 2020 cuidar también de tu salud emocional.