7 frutos secos que no pueden faltar en tu dieta

La organización Mundial de la Salud (OMS) incluye los frutos secos entre los alimentos necesarios para seguir una dieta saludable. Entre los beneficios, destacan que son alimentos buenos para el corazón y que, junto a una dieta equilibrada, ayudan a reducir los niveles de colesterol.

A examen

12 enero 2018

Comparte

Los frutos secos, forman parte de la dieta mediterránea. Son ricos en antioxidantes, minerales, fibra, vitaminas y proteínas de origen vegetal, las llamadas grasas buenas, o saludables, necesarias para nuestro organismo. Asimismo, los frutos secos son también reconocidos su aporte calórico, por lo que la Fundación Española del Corazón afirma que la cantidad adecuada es de 50 gramos diarios. Existen numerosas razones para comer más frutos secos.

Añadir un puñado de frutos secos a la dieta diaria o como un ingrediente más en nuestros platos, salsas, ensaladas, desayunos o repostería nos aportará grandes dosis de nutrientes. 

LOS FRUTOS SECOS MÁS SALUDABLES

  • Almendras

Son originarias de China y es uno de los alimentos más populares de nuestra dieta, fundamental en la repostería más tradicional. Son frutos secos especialmente ricos en calcio. Pueden consumirse frescas, tostadas o fritas y también se pueden beber, con la conocida leche de almendras.

  • Anacardos

Conocidos también como nuez de cajú, este fruto seco originario de Brasil es rico en vitaminas del grupo B y magnesio. Son perfectos para ayudar a aumentar las defensas durante los meses más fríos del año y están aconsejados para niños activos y deportistas.

  • Avellanas

Provienen de un árbol que puede llegar a alcanzar más de 7 metros de altura y que crece en Europa y Asia. Se trata de un fruto seco rico en magnesio y hierro. Pueden consumirse crudas o tostadas y son perfectas para espesar y dar más sabor a las salsas.

  • Pipas de girasol

Es uno de los frutos secos más conocidos y consumidos en nuestro país. Son ricas en vitamina E y minerales, siendo uno de los alimentos más cardiosaludables. Pueden encontrarse peladas o con cáscara, en aguasal, tostadas o con sal.

  • Pistachos

Este fruto seco de color verde originario de Turquía es de los más sabrosos y proteínicos. Junto a las nueces, es uno de los frutos secos que aportan una mayor cantidad de fibra y energía. Estudios recientes demuestran que, además, contribuyen y ayudan a reducir el estrés.

  • Nueces

Es uno de los frutos secos con mayor riqueza nutritiva y destacan por ser  fuente de vitaminas del grupo B y omega 3. Según el nutricionista Halvorsen, las nueces son el segundo alimento de origen vegetal más rico en antioxidantes y uno de los mejores para el bienestar del corazón. Las nueces son un fruto seco con numerosas propiedades.

  • Castañas

Este fruto seco de origen celta se caracteriza por su alto contenido en hidratos de carbono complejos, que disminuyen la sensación de hambre durante más tiempo. Se pueden tomar crudas o asadas y es típico consumirlas en los meses de invierno y durante la Navidad. 

SABÍAS QUE...

El cacahuete en realidad no es un fruto seco. Se trata de una legumbre pariente de los guisantes y las judías pero que, por sus características nutricionales, está considerado como un fruto seco. Es rico en proteínas, vitamina B3 y ácido fólico y, además, favorece la concentración.