Acné: tratamientos y como eliminarlo

El acné consiste en la inflamación de las glándulas sebáceas y, generalmente, se produce en la cara y el tronco, provocando diferentes lesiones en la piel, como granos, quistes o espinillas. Cambios hormonales, falta de higiene, cambios bruscos de temperatura, pero también el estrés, una alimentación inadecuada o la falta de sueño suelen ser las causas.

Salud y BELLEZA

21 noviembre 2019

Comparte

Aunque afecta, en mayor medida, a la población joven, con una mayor incidencia entre los 15 y los 19 años, también se puede producir en la edad adulta.

Según la Academia Española de Dermatología se deben seguir algunos consejos básicos:

Prevención

• Higiene: limpiar la cara dos veces al día.

• Alimentación: aunque los alimentos no son la causa del acné, no se debe abusar de: cerdo, grasas, bollería, mariscos y alcohol. Alimentos con chocolate o derivados del alcohol. Frutos secos. Quesos fuertes.

• Cabello: evitar el contacto del pelo con la piel de la cara. Por ello, no se recomienda llevar melenas largas ni flequillo.

• Productos oilfree: evitar el uso de cosméticos y protectores solares que contengan aceites o grasas en su composición.

• Descanso adecuado: evitar, en la medida de lo posible, el estrés. Es importante dormir ocho horas diarias.
• Ejercicio: se recomienda practicar ejercicio a diario, preferiblemente, al aire libre.



Tratamiento

• Los productos de tratamiento deben aplicarse, tras consultar con un especialista siempre, después del lavado.

• Evitar frotar la zona al secar, mejor ‘dar toques’ con la toalla.

Los productos de tratamiento pueden provocar rojeces o irritaciones leves. Si persisten, consulta con el especialista.

Evitar manipular los granos, ya que, es una de las causas frecuentes de complicaciones.

 Paciencia:  incluso con tratamientos, el acné tarda, mínimo, tres meses en curarse.

No compartir los tratamientos sin consultar previamente con un especialista. Cada paciente y su causa es diferente.

No tratar las cicatrices, mientras las lesiones estén activas.

• Evitar los cosméticos y, en su caso, utilizar específicos para este tipo de pieles.

Como todas las enfermedades que afectan al aspecto físico, el acné, además de sus síntomas propios, tiene consecuencias en la autoestima y la capacidad de relación social de las personas que lo sufren.  Por este motivo, conviene especialmente tener en cuenta la situación concreta del paciente y, si fuera necesario, buscar un apoyo extra.