Beneficios del yoga

Seguro que últimamente has oído hablar mucho sobre el yoga, pero ¿Cuáles son realmente sus beneficios?  El más famoso es el efecto que tiene sobre el estrés, aunque también ayuda a la mejora de la flexibilidad y a tener mayor conciencia sobre nuestro cuerpo. 

Salud y BELLEZA

20 abril 2018

Comparte


Realizar ejercicios de yoga de forma regular nos ayuda a aliviar el estrés y las tensiones que acumulamos día a día y que nos pasan factura tanto a nivel físico como mental.

Son tantos los beneficios que aporta el yoga que se dice que su práctica puede cambiarnos la vida. Por ejemplo, realizar diez minutos de este ejercicio antes de acostarnos hará que mejoremos nuestra calidad de sueño. Además, conforme avancemos en la práctica del yoga, alcanzaremos un mayor estado de bienestar y empezaremos a notar los beneficios que nos servirán de estímulo para seguir avanzando.



Principales tipos de yoga

  • Hatha yoga: Se trata del yoga más clásico. Se refiere a cualquier tipo de yoga que enseña posturas físicas. Cuando una clase se comercializa como ‘hatha yoga’, por lo general significa que te enseñarán una suave introducción a las posturas básicas de yoga.
  • Vinyasa yoga: En el vinyasa se unen la respiración y el movimiento. Se trata de la transición dinámica de una postura a otra compaginándolas con la respiración consciente. La intensidad de la práctica puede ser similar a ashtanga, sin embargo, la secuencia puede cambiar de clase a clase.
  • Ashtanga vinyasa yoga: Riguroso estilo de yoga que sigue una secuencia específica de posturas y es similar a vinyasa, ya que ambos estilos vinculan cada movimiento con la respiración. Es el yoga más dinámico y el que exige más fortaleza y resistencia.
  • Bikram yoga: Creado por el gurú y multimillonario indio Bikram Choudhury. Es una secuencia de 26 asanas y de 2 ejercicios de pranayama (respiración), practicados en una sala a 40 grados de temperatura.
  • Acro yoga: Las posturas, o asanas, se realizan con otra persona que te sirve o a la que sirves de soporte para realizar el ejercicio. Es un gran reto personal ya que tenemos que fiarnos de uno mismo y de la persona con la que se practica.
  • Yoga aéreo: Es una forma de yoga que se practica suspendido en el aire con ayuda de un columpio o una tela. Las posturas se pueden mantener durante más tiempo y los estiramientos son más profundos que en la práctica habitual.


10 beneficios del yoga 

  • Paz interior: Los resultados más inmediatos de la práctica de yoga y de la meditación tienen que ver con el cultivo de la paz interior y de la quietud. Son la base para que los otros beneficios del yoga tengan un efecto real y auténtico.
  • Vivir con más conciencia: Cuanto más practicamos yoga, más conscientes nos hacemos de nuestro entorno y del mundo que nos rodea y sin duda, más conciencia generamos sobre nosotros mismos. Se abre el camino a una mejor concentración, coordinación, tiempo de reacción y memoria.
  • Acondicionamiento cardiovascular: El yoga contribuye a mejorar la función cardíaca y pulmonar. Gracias a los vinyasa que presentan posturas enlazadas al ritmo de la respiración, se genera también la actividad aeróbica que el cuerpo necesita para el funcionamiento óptimo de un corazón sano.
  • Mejora de la circulación: El yoga a través de las posturas y el movimiento, ayuda a mejorar la circulación de manera eficiente y ayuda a la oxigenación de las células del cuerpo.
  • Control del peso: Si bien la mayoría de los efectos del yoga en la pérdida de peso es anecdótico o experimental, tanto los profesores de Yoga como los estudiantes encontramos que el yoga ayuda a mantener el peso.
  • Incremento de la fortaleza y la resistencia: En las posturas de Yoga participan todos los músculos del cuerpo. Por tanto, el yoga puede aumentar nuestra fuerza, de pies a cabeza. Al mismo tiempo, la coordinación de la acción con la relajación, alivia la tensión muscular en todo el cuerpo al tiempo que incrementa la fortaleza.
  • Aumento de la flexibilidad: El yoga mejora la flexibilidad y la movilidad e incrementa el rango de movimiento. Con una práctica asidua, los músculos se van estirando con mayor facilidad y las articulaciones aumentan su elasticidad, ayudando a prevenir las dolencias que aparecen con la edad.
  • Regulación del sistema nervioso-endocrino: El yoga ayuda a regular y a restablecer el equilibrio de nuestros sistemas nervioso y endocrino que son responsables del proceso de recepción, integración y respuesta de todo tipo de información que reciben el cuerpo y la mente.
  • Alivio del dolor: La práctica de posturas de esta disciplina junto con la relajación, meditación y su combinación, proporcionan un alivio considerable del dolor en las personas con enfermedades o dolencias de cualquier tipo.
  • Reducción del estrés: Mediante la práctica del yoga, nuestro cuerpo libera tensiones acumuladas y alcanza un gran estado de relajación que influye sobre nuestro sistema nervioso central así como sobre el circulatorio, digestivo y respiratorio. El yoga permite que se reduzcan no solo los síntomas del estrés si no que podamos ser conscientes de las causas que lo provocan.