Cómo hacer bechamel

¿Pensando en cocinar lasaña o canelones? Te contamos paso a paso cómo hacer bechamel para que tus platos tengan un sabor único y delicioso. Descúbrelo.

Hoy comemos

31 marzo 2020

Comparte

La bechamel es una deliciosa salsa utilizada en multitud de platos, tanto de nuestra cocina como de la gastronomía de nuestros países vecinos. Su origen se atribuye a la cocina francesa o italiana.  Se cree que fueron los cocineros de Catalina de Médici en el siglo XVI los que la llevaron a Francia al casarse con Enrique II. La receta de la bechamel aparece por primera vez plasmada en un libro en Le cuisiner français, un recetario en el que el chef de la corte de Luis XIV François Pierre de la Varenne dejó testimonio de alrededor 400 recetas de la época. Al parecer, el cocinero dedicó la salsa al marqués Louis de Béchamel, jefe de mayordomos real. De ahí su nombre. La receta de la salsa bechamel se ha mantenido prácticamente sin modificaciones a lo largo de los años.

La bechamel es una de las salsas clásicas por excelencia. Para recubrir unos canelones o una lasaña, o como base de las croquetas, la bechamel es una salsa muy sencilla y rápida de preparar en casa, aunque para conseguir la textura perfecta y el punto justo, y sobre todo, para que no se formen grumos, debemos seguir algunas recomendaciones.


Ingredientes para hacer bechamel casera (para 1 litro de salsa)

1 litro de leche
55 g de mantequilla
45 g de harina de trigo
10 g de sal
Nuez moscada molida 


Elaboración:
1. Colocamos la sartén al fuego y añadimos la mantequilla. En cuanto se funda, añadimos la harina y removemos formando un rouxo pasta con una cuchara de madera.
2. Una vez bien mezclada la harina y la mantequilla, vamos agregando la leche poco a poco sin dejar de remover. En este punto cambiaremos la cuchara por unas varillas.
3. Remover durante todo el tiempo de elaboración. Echar la sal y la nuez moscada y probar sin dejar de remover.
4. Si queremos una bechamel más espesa, dejaremos la salsa más tiempo para que se evapore la leche. Si por el contrario la queremos más fina, la mantendremos menos tiempo al fuego.


Trucos a tener en cuenta para una bechamel sin grumos

• La clave para que no salgan grumos es el roux, es decir, la mezcla de la harina con la mantequilla. A la hora de incorporar la harina, podemos tamizarla para asegurarnos que quede fina.

• Calentar la leche en un cazo para que no haya cambios de temperatura y la mezcla se integre mejor.

• Si finalmente no has podido evitar los grumos, una vez termines de elaborar la bechamel, puedes pasarla por la batidora para eliminarlos.

Mejor consumir la salsa recién hecha, pero si tenemos que guardarla en el frigorífico para elaborar croquetas, cubrirla siempre con papel film para evitar que se forme un velo. La bechamel casera nunca hay que guardarla más de tres días.

¿Cómo se hace la bechamel vegana?

Se puede elaborar bechamel casera para una dieta vegana o para aquellas personas intolerantes a la lactosa.  En estos casos, la leche la sustituimos por una bebida vegetal como la de soja o cualquier otra y la mantequilla por aceite de oliva.