¿Cómo saber si un huevo está malo?

Te contamos un truco muy útil y sencillo para detectar rápidamente si un huevo está malo o caducado. ¡Descúbrelo!

Los frescos

15 marzo 2019

Comparte


El huevo es uno de los alimentos más completos que existe y también uno de los más consumidos en todo el mundo. Se emplea para platos dulces y salados y se puede preparar de mil maneras: fritos, cocidos, en tortilla, revueltos, pasados por agua... Esa versatilidad y su rico contenido nutricional hacen de los huevos un alimento imprescindible en las neveras de la mayoría de hogares.

En ocasiones, sobre todo cuando colocamos los huevos fuera de su envase original, tenemos dudas acerca de si el huevo puede estar pasado o caducado. Hay que recordar que si un huevo pasa demasiado tiempo almacenado sin ser consumido, si es sometido a cambios bruscos de temperatura o su almacenamiento no se realiza a la temperatura adecuada y en condiciones de humedad correctas, este alimento puede estropearse y no ser apto para su consumo. Consumir un huevo en mal estado puede producir intoxicaciones peligrosas, sobre todo en los meses de más calor, por lo que ante la duda, es mejor asegurarnos de que el huevo no está malo. ¿Cómo? Con este sencillo truco podrás saber si un huevo está malo o está en buenas condiciones para consumirlo.

Consumir un huevo en mal estado puede producir intoxicaciones peligrosas, sobre todo en los meses de más calor

 ¿Cómo saber si un huevo está caducado?

Para saber si un huevo está malo o caducado solo hay que llenar un vaso con agua e introducir dentro el huevo.  Según este se hunda o flote, significará una cosa u otra:

  • Si el huevo se hunde rápidamente y se queda en posición horizontal quiere decir que el huevo es fresco.
  • Si se hunde lentamente pero se queda en el fondo en posición vertical, el huevo no es fresco pero todavía puede consumirse.
  • Si el huevo no se hunde y se queda flotando en la superficie, está malo. Los gases que genera la materia orgánica al descomponerse son los causantes de que el huevo flote, así que lo mejor será tirarlo.

Existen otros trucos para saber si un huevo está caducado, con la vista e incluso a través del oído. Si al romper la cáscara, la yema está dura y bien definida y la clara también tiene los límites bien definidos, el huevo está fresco. Cuanto más acuosa sea la clara, menos fresco está el huevo, aunque todavía puede consumirse. Otra opción para comprobar si un huevo está malo es acercarlo a la oreja y agitarlo. Si escuchamos como la yema golpea la cáscara, el huevo está en mal estado.

Si escuchamos como la yema golpea la cáscara, el huevo está en mal estado.

¿Cuándo se considera que un huevo es fresco?

La gallina pone el huevo en la semana 0, a partir de la semana 3 deberían retirarse los huevos de la venta, los huevos caducan por fecha de etiquetado en la semana 4 (empiezan a perder sus propiedades organolépticas) y hay que tener precaución en el consumo a partir de la semana 6.

Respecto a la frescura de un huevo destinado a la alimentación humana en ciertos países, como en los estados miembros de la Unión Europea, se considera con la denominación de 'huevos frescos' aquellos huevos que están destinados a un consumo en un plazo de 28 días desde la puesta de la gallina. La denominación 'extra frescos' limita este plazo a tan solo nueve días.

¿Tienes  dudas? ¡Mejor comprar huevos frescos!