Mantén tus pies sanos y salvos, ¡cuídalos y protégelos!

¿Se te agrietan los pies y te aparecen durezas con los cambios de estación? Te damos unos consejos para que cuides tus pies, hidratándolos y mimándolos.

Salud y BELLEZA

30 marzo 2021

Comparte


Si el calor, la exposición al sol, el uso de zapatos abiertos y los baños en el mar y piscinas son factores que resecan nuestros pies, la falta de oxígeno debido al uso del calzado cerrado durante los meses de otoño e invierno también suele resecarlos. Cabe recordar que su piel es muy sensible, por eso hay que dedicarles atención para tener unos pies sanos y poder lucirlos bien bonitos cuando se acerque la temporada estival. 


Cómo cuidar tus pies

  • Usa agua templada para lavarlos. El agua muy caliente puede irritar y hacer que la piel de los pies pierda hidratación.
  • Limpia tus pies a diario y sécalos en profundidad. Asegúrate de lavar bien los tobillos, las plantas, las uñas y los espacios entre los dedos. El exceso de humedad y el calor, así como los restos de jabón, son el escenario perfecto para hongos y bacterias.
  • Exfolia la piel una vez a la semana para mantener a raya las células muertas. Puedes aprovechar y, a la vez que exfolias tu cuerpo, hacer hincapié en los pies, pero, si quieres mimarlos un poco más, hazte con una exfoliante específica para pies y date un buen masaje.
  • Hidrata la zona cada día cuando apliques la crema hidratante al resto de tu cuerpo. Realiza un pequeño masaje por toda la superficie, con especial dedicación en el talón, la planta, el empeine y los tobillos.
  • Cuida las uñas y no dejes que crezcan en exceso. Córtalas siempre con forma recta o cuadrada para evitar problemas al crecer.
  • Incluye en tu dieta alimentos que contengan proteínas de alto valor biológico, vitaminas de los grupos A, B y C y minerales como el calcio, el zinc y el yodo, para mantener las uñas bien fuertes.
  • Si no es preciso, evita el esmaltado de uñas durante la época que vayas a llevar los pies cerrados para que la uña «respire».
  • Por último, presta especial atención al calzado. Intenta que sea amplio, cómodo y abierto o transpirable en verano.


¿Cómo hidratar los pies agrietados?

Los pies agrietados pueden ser el inicio de dolores molestos, heridas difíciles de curar e, incluso, sangrados no deseados; por eso, hay que prevenir que aparezcan estas grietas con los cuidados anteriores. Pero si ya los tenemos agrietados, debemos extremar las medidas de higiene e hidratación:

  • Visita a un podólogo para que te haga un diagnóstico del origen de las grietas. Además, te hará una primera limpieza y cura que deberás mantener.
  • Aplica cremas específicas para tacones agrietados y envuelve la zona con papel film, para que la hidratación y la nutrición sean más efectivas.
  • De vez en cuando, pásate la piedra pómez. Realiza movimientos circulares alrededor de los talones o donde suelen aparecer las lesiones cutáneas para que sea más efectiva la eliminación de durezas y callos. No olvides la hidratación y nutrición después de este paso, es importante para que la piel se regenere y se mantenga hidratada.