3 ejercicios para bajar la tripa después de Navidad

Los excesos de la Navidad siempre suelen reflejarse cuando esta acaba. Descubre estos 3 ejercicios que te ayudarán a bajar la tripa en la cuesta de enero.

Salud y BELLEZA

31 enero 2021

Comparte


A pesar de que este año las celebraciones navideñas han sido más limitadas, hay algo que no ha cambiado: ¡las comidas! Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, el roscón de Reyes... La cuestión, aunque hayamos sido menos, es comer.

Aunque lo más responsable es tratar de no excederse, no solo por esos kilitos de más, sino también por nuestra salud. El exceso de aceites, grasas y azúcares puede pasarnos factura en el futuro.

Pero, en caso de que sea demasiado tarde y veas que tu cuerpo no es el mismo que antes de las vacaciones, es recomendable acudir a un especialista para que nos aconseje cómo perder peso y hacer deporte. Para esto último no es necesario apuntarse al gimnasio, con la combinación de estos tres ejercicios conseguirás reducir los excesos navideños y perder tripa en casa.


Los mejores ejercicios para perder grasa abdominal

Sit-ups

La traducción al español sería “incorporarse”, pero se refiere a los abdominales, una opción perfecta para reducir la grasa acumulada en la zona. Con este ejercicio también ejercitarás los flexores de la cadera, los dorsales y la espalda.

1. Túmbate boca arriba sobre una esterilla y flexiona las rodillas con los pies apoyados en el suelo.

2. Con los brazos extendidos hacia delante, acerca tu cabeza a las rodillas elevando el tronco.


Abdominales en bicicleta

Además de bajar la grasa abdominal, trabajarás los abdominales oblicuos, frontales, cuádriceps y glúteos.

1.  Túmbate boca arriba con las piernas extendidas y lleva tus manos a la parte trasera de la cabeza flexionando los codos.

2. Dobla la rodilla derecha e intenta tocarla con el codo izquierdo.

3. Vuelve a la posición inicial y haz lo mismo con la rodilla y el codo contrarios.


Plancha

Todo un reto para aquellos que no hayan ejercitado los abdominales. Pero no te agobies, con constancia y esfuerzo lo conseguirás. La clave es empezar poco a poco.

1.  Estírate boca abajo sobre una esterilla o superficie cómoda y apóyate sobre las puntas de tus pies y los antebrazos con los codos flexionados.

2.  Una vez en esa posición, debes aguantar entre 30 segundos y un minuto. Si al principio no consigues aguantar, márcate menos tiempo. ¡Con un poco de práctica, lo conseguirás!