Garbanzos con espinacas: receta tradicional

Conoce cómo preparar los garbanzos con espinacas según la receta tradicional. Aprende a cocinar este plato de Semana Santa y disfruta de un delicioso potaje de vigilia

Hoy comemos

3 enero 2020

Comparte

Garbanzos con espinacas: receta tradicional


La importancia de la receta reside en el sofrito y en la fusión de sabores que se crea en la olla, que es lo que distingue una simple mezcla de alimentos del auténtico sabor tradicional.

Receta de potaje de garbanzos con espinacas

Ingredientes

- 500 g de garbanzos remojados en agua al menos 12h
- 400 g de espinacas
- 2 dientes de ajo + 1 cabeza entera
- Caldo casero de verduras
- 1 cucharadita colmada de pimentón dulce
- 1 cucharadita colmada de cominos en grano
- 400 g de tomate triturado (puede ser en conserva)
2 rebanadas de pan de hace unos días
Aceite de oliva virgen extra
- Sal


Garbanzos con espinacas: receta tradicional

Elaboración

1. Ponemos a cocer los garbanzos bien escurridos en una olla cubierta de agua junto con la cabeza de ajos. Si se desea, puede usarse olla exprés. El tiempo de cocción varía en función de cada olla. A fuego medio los garbanzos pueden tardar entre 1h30’/2h en una olla convencional. En una exprés, en torno a 20 minutos.

2. Mientras se cuecen los garbanzos, ponemos en una cazuela un generoso fondo de aceite. Freímos las rebanadas de pan, las sacamos y las reservamos. Añadimos entonces el pimentón y lo mezclamos con el aceite. Es importante que no se queme, para evitarlo removemos un momento y añadimos el tomate triturado. Lo dejamos reduciendo a fuego medio.

3. A continuación, ponemos el pan frito con el comino y los ajos crudos en un mortero o bol y lo picamos al gusto.

4. Cuando el tomate haya tomado un color más oscuro, añadimos el majado anterior y dejamos reducir esta salsa hasta que espese (5 minutos aproximadamente).

5. En otra cazuela aparte, cocemos las espinacas con un poco de agua y sal.  Lo ideal es poner solo un dedo de agua y tapar la cazuela para que se hagan casi al vapor durante 10 minutos.

6. Cuando los garbanzos ya estén tiernos, añadiremos las espinacas escurridas (reservar agua de la cocción por si después se necesita) y también la salsa.

7. Hervimos todo junto unos minutos, moviendo la olla para que se mezclen y se integren todos los sabores. Si resulta espeso, le echamos agua de las espinacas y ¡listo!

Recomendaciones

Cuanto menos se manipulen las legumbres, mejor. De este modo no se deshacen ni pierden la piel. En unos 7/8 minutos tendremos listo nuestro guiso.
Un buen aliado para este potaje es el tiempo de reposo. Podemos guardarlo hasta 24 horas para que se asienten los sabores al máximo.
Si lo prefieres, puedes sustituir los garbanzos por otra legumbre, prueba con judía blanca o, incluso, lentejas. Si las espinacas no te terminan de sentar bien, también se pueden reemplazar por otra hoja verde (acelgas, grelos, berzas…).