5 ideas de merienda saludable para niños

Una buena alimentación es esencial para el desarrollo de un niño. Te damos unas ideas de meriendas saludables y fáciles de preparar. ¡Toma nota!

A examen

14 septiembre 2020

Comparte


Aunque este año la vuelta al cole llega rodeada de muchas dudas, lo que no va a cambiar es la necesidad de que los niños lleven una alimentación sana y equilibrada. Quizás la merienda es una de las comidas del día más complicadas de gestionar si queremos que los peques coman sano. En los hogares se suelen planificar las comidas y las cenas, pero no tanto las meriendas de los niños, que suelen ser más proclives al consumo de comida basura, una de las causas de las alarmantes cifras de obesidad infantil que se dan en muchos países. En este sentido, España se sitúa por encima de otros países vecinos respecto a este problema.

Según la OMS, las meriendas representan alrededor de un 15 por ciento de las necesidades nutricionales de los niños. Es importante aprovechar la merienda para introducir al niño en los alimentos saludables y apetecibles, evitando en la medida de lo posible la bollería industrial. Una merienda saludable debe ser nutritiva, natural y variada. Los nutricionistas recomiendan que en este horario no falte una pequeña ración de fruta, cereales y lácteos.

Te ofrecemos cinco ideas de meriendas saludables y fáciles de preparar en casa para ayudarte a conseguirlo.

Meriendas fáciles para niños

• Macedonia de frutas variadas

La macedonia de frutas es una forma diferente y más divertida de introducir a los niños en el consumo de frutas. Además, admite cualquier tipo de fruta: manzanas, plátanos, melón, sandía o fresas, pero también otras más exóticas como papaya o mango. Si le añades una naranja exprimida, a los peques les encantará.

Frutos secos al natural
 
Nueces, pistachos, anacardos, almendras o avellanas. Los frutos secos son alimentos cargados de nutrientes saludables, y también una fuente de energía importante. Tienen muchas vitaminas y minerales y sus grasas son saludables. Eso sí, deben ser naturales, sin tostar ni salar. Cuidado con los más pequeños: hasta que no puedan masticar y tragar bien, nunca se les debe dar.

Los nutricionistas recomiendan que en este horario no falte una pequeña ración de fruta, cereales y lácteos.


• Yogur con frutas o batido con frutas

Elige yogur griego, ya que tiene el doble de proteínas que el tradicional y también contiene más calcio. Ten en cuenta los gustos del niño y elige sus frutas favoritas. Puedes añadirle también una cucharadita de semillas o de frutos secos para hacer la merienda más completa. Otra opción saludable es un batido de frutas, que se puede elaborar con leche de vaca pero también con bebida de avena o de soja. Añádele una pizca de canela o nuez moscada para darle un toque diferente.


• Helados caseros de fruta

Una buena opción para el buen tiempo y que encanta a los niños son los helados caseros de fruta natural. Se pueden hacer exprimiendo la propia fruta y congelándola, o incluso congelando cualquier zumo siempre que sea 100% de fruta fresca. Se mete en los moldes o en unos vasitos de papel pequeños en los que pondremos un palito y en unas horas tendremos unos deliciosos y saludables polos.

 

• Hummus

El hummus es una merienda ideal para añadir legumbres a la dieta de nuestros hijos. Podemos preparar la receta clásica de garbanzos, pero también podemos hacerlo de lentejas, pimiento, alcachofa o remolacha. Para que sea una merienda saludable, acompáñalo con unos palitos de zanahoria o con un pan integral lo más natural posible.